MARRAQUETA

El Ministerio de Salud (Minsal) estableció que la sal en el pan no podría sobrepasar los 400 mg por cada 100 gramos. Esta medida ponía en duda la continuidad de la marraqueta, el pan más popular del país y que necesita mucha más sal para su elaboración que otros tipos de productos.

Se supone que dos marraquetas implican más de la mitad del consumo diario de sal recomendado. Es por eso que la Federación Gremial Chilena de Industriales Panaderos, expresó a través de Twitter su preocupación por la existencia del también conocido pan batido.


La agrupación expresó “La marraqueta no desaparecerá”, afirmando que junto al Minsal trabajarán en la creación de un “pan francés” más saludable que el actual, registró CNN.

“La marraqueta es parte de la tradición. La panadería chilena existe por la marraqueta, sin ella no es la panadería tradicional (…) Si la marraqueta pasa a ser como un pan de molde, algo blando, que no sea crujiente, que no tenga una miga, que no tenga un sabor característico, vamos a haber perdido parte de nuestra identidad. Y no sólo el de los panaderos, sino que de Chile”, afirmó José Carreño, presidente de la Asociación de Industriales del Pan en Santiago a La Segunda, quien cree que quitarle la sal cambiará la calidad del reconocido producto.