sexo YT

Un grupo de mujeres se soltó y contó todo lo que les gusta y les carga al momento de disfrutar del sexo, y revelaron lo que hace que su pareja realice un buen polvo.

En conversación con Soho.com, por ejemplo Alba de 33 años relató que “el buen polvo es el que te dice obscenidades al estar haciéndolo. El que te escupe en la cara y dice guarradas. Eso hace que se excite más y lo hace mejor”.

Añadió que “el mal polvo es el que quiere que sólo le hagan cosas. Por ejemplo, sexo oral”.

Por su parte, Carolina (27), aseguró que “es buen polvo el tipo que se queda mucho tiempo haciendo sexo oral y el que te mete todos los dedos”.

A su vez recalcó que “es mal polvo el que apaga la luz para que no vean sus rollos y gime como bestia”.

En tanto, Teresa de Milan Kundera (30) opinó que “un buen polvo está en la disposición de experimentar y hacer sentir múltiples orgasmos a su pareja. Es experto en los preludios e introducciones. En lo personal, mi placer está relacionado a un pene grande. Un buen polvo sabe hablar sucio en la cama, te dice y demuestra todo el tiempo lo que le excita de vos, de tú cuerpo”

Adriana, de 30 años, tomó la palabra para expresar que “un hombre es buen polvo cuando explora la desnudez de la mujer. Además cuando durante el polvo hace pausas, besa, te toca, te cambia de posición, te dice lo buena que eres, te motiva y después de que te vengas, él toma una pausa y vuelve por el segundo round muy rápidamente. Básicamente el que sabe mantener la atención. Mal polvo es el tímido. No habla, se viene y se queda dormido”.

A su vez, Natalie (28), enfatizó que “es buen polvo el que con cada movimiento de sus manos y cada palabra que dice te hace sentir lo máximo. Tuve un chico que me hacía sentir genial y en esa época yo era muy gordita y sufría en el momento de la relación. Pero el tipo a punta de historias poco convencionales y la forma cómo me tocaba me hacía desinhibirme por completo. Al final siempre que estábamos juntos éramos como actores porno y jugábamos con la imaginación y hasta no inventábamos nombres”.

Añadió que “es mal polvo es el que se quite la ropa y de una te quiere comer. Nada como un buen preámbulo, el asunto de besarse e irse quitando la ropa y tocándose muy despacio. Me pasó con un tipo que me encantaba y de hecho era buen polvo, pero eso me aburría un montón. Él no trabajaba en el preámbulo”.

La joven Marcela, de 22 años, plantea que “un hombre es buen polvo cuando durante la previa te toca tan bien que cuando hay penetración demoras sólo un par de minutos para venirte… Un hombre es mal polvo cuando cree que tu vagina es un helado y empieza a lamer sin sentido alguno y lo único que obtienes es un montón de babas allí abajo”.

Por último, Alejandra (28) dijo que “un buen polvo es alguien que esté abierto a aprender y experimentar. No sólo por algo que uno quiera hacer sino que él también proponga. Un tipo que disfrute y se divierta a la vez. También es importante que él se sienta bien consigo mismo y que de la misma manera te haga sentir bien con tu cuerpo y todo en general”.

“Un mal polvo es un puerco, que no se preocupe por su higiene. Puerco también en el sentido que no te hace sentir bien, que cumple con meterlo y venirse. Que no se preocupe por ti, que no se divierta… tipo violador. De esos que tiran, se visten y se van. Es mal polvo también el exigente y criticón. Ese que te mira hasta en el más mínimo rincón y pregunta por la estría”, sentenció.