harald beyer a1

El pasado lunes 19 de agosto se dio a conocer la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), que concluyó una baja en la aprobación del segundo mandato de Michelle Bachelet a un 15%, convirtiéndose así en el “peor evaluado desde el retorno a la democracia”.

En tanto, la Presidenta cayó 9 puntos porcentules, consiguiendo un 26% de evaluación positiva, frente al 45% de valoración negativa. Un hecho que resulta histórico, puesto que de acuerdo al estudio, la Mandataria obtuvo su peor registro de sus dos aventuras políticas en La Moneda.

Respecto a esto entregó declaraciones este sábado el director del CEP, Harald Beyer, al diario El Mercurio, asegurando que “hay una inercia de la Presidenta que hace difícil revertir la situación política”.

Según él, la “pobre” evaluación de Bachelet se debe “por un lado, a una gestión que no ha satisfecho a los chilenos y, por otro, por una pérdida de confianza en ella muy brusca”.

Además, indica que “se produjo una gran brecha entre las expectativas que tenía la población respecto de las acciones que esperaba del Gobierno y las que llevó adelante”.

Agregó que “creo que el diseño y la implementación de las reformas han jugado un papel muy importante en la caída de la aprobación presidencial y del Gobierno. Esta se ha reforzado con la poca flexibilidad exhibida para girar el timón”.

En su opinión, “la Presidenta insiste en que la eligieron para llevar adelante el programa, pero eso no es cierto (…) Esa rigidez e incomprensión de los procesos democráticos ha sepultado las posibilidades de la Presidenta y del Gobierno de remontar en las encuestas”. Añade que “el vínculo que existía entre el pueblo y la Mandataria se rompió definitivamente”.

Asimismo, el ex ministro de Educación sostuvo que “cuando los gobiernos están en problemas, y el Gobierno de la Presidenta Bachelet sin dudas está en esta situación, deben hacer un giro brusco. Nada de eso ha ocurrido. La Presidenta insiste en que la eligieron para llevar adelante el programa, pero eso no es cierto. Es abundante la evidencia empírica que sugiere que no son las políticas específicas que promueve un candidato las que llevan a su elección”.

Beyer opinó que un cambio de Gabinete “no le vendría mal, siempre que este sirva para darle cohesión al Gobierno y retomar una agenda de cambios, quizás no tan estructurales, pero valiosos”.

“Con todo, creo que es muy difícil que pueda revertir la situación actual. Por cierto, en algún momento va a recuperar algo de apoyo; suele suceder en el último año de gobierno. Pero también va a depender de la capacidad de gestionar adecuadamente el Gobierno en los próximos meses”, agregó.

Respecto al escenario de la Nueva Mayoría en las próximas elecciones dijo que “indudablemente que es difícil, pero sobre todo, porque se inicia un ciclo electoral, donde un gobierno con tan baja aprobación comienza a ser un pasivo para el oficialismo. La Nueva Mayoría va a comenzar, ya de hecho lo está haciendo, a analizar su futuro y sus posibilidades electorales y posiblemente en ese rediseño el Gobierno no tenga la influencia que podría tener en otras circunstancias”.

Así ve Peña la caída de Bachelet en la CEP: “el pueblo al que ella es fiel no es real: es imaginario” – The Clinic Online