abbott a1 1

Durante esta jornada, el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias Madariaga, debería declarar ante su par de la zona centro norte, Andrés Montes, en el marco del sumario que ordenó realizar el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, en contra del expersecutor de la causa Corpesca. El hito es uno más en la guerra civil que se desató tras los avances de Arias en la causa y la entrevista que concedió a La Tercera donde postuló que podrían existir más políticos involucrados en la recepción de recursos de forma irregular por parte de las compañías pesqueras.

El golpe de autoridad de Abbott al marginarlo de la indagatoria tuvo una consecuencia inesperada al dejar en evidencia el escaso poder que ostenta el mandamás del Ministerio Público en sus filas a menos de un año de la ratificación de su nombramiento en el Congreso.

Fiscales consultados por este medio, coinciden en que Abbott tiene escasa incidencia en los casos, que está dedicado especialmente a “administrar el Ministerio Público”, que -a diferencia de su antecesor, Sabas Chahuán-, su “monitoreo” de los temas es poco eficiente, y que si la intención de separar las causas relacionadas con la ley de pesca era evitar seguir destapando el financiamiento irregular de la política, ello es muy difícil dado el perfil de Ximena Chong, la personera que encabeza la indagatoria matriz, Corpesca, y que ha sido partidaria de no dividir la investigación.

Un excolaborador precisa que por personalidad, Abbott es partidario de “mantener las cosas en calma” y de “tener buenos números”. En suma, de acotar las investigaciones y cerrar con una buena gestión desde la perspectiva cuantitativa, más allá de que algunas indagatorias, por su complejidad, requieran más tiempo y necesariamente provoquen tensión política.

Como contraparte, en el Ministerio Público también hay críticas al proceder de Arias, especialmente a la decisión del persecutor de interponer un recurso de amparo en contra de Abbott, recurso que fue rechazado por la Corte de Apelaciones y en el que se insistirá.

En este escenario, un dato clave es la incorporación de Arias y de Carlos Gajardo a la Asociación Nacional de Fiscales. Fuentes de fiscalía recalcan que se trata de una forma de “mostrar los dientes” y que el organismo gremial, que agrupa a los persecutores del país, tiene ahora “dos rostros”, en caso de decretar medidas como la paralización de funciones.

Pese a todo, Abbott ha descartado que exista una crisis en la institución que dirige y ha dicho que “(Arias) está ejerciendo un derecho de recurrir y hoy (martes) se ha declarado inadmisible, pero aún quedan recursos pendientes. En consecuencia no tengo más comentarios”.

Al respecto, Claudio Uribe, presidente de la Asociación Nacional de Fiscales, apunta a que más allá de las etiquetas, es “evidente que aquí hay un gran problema”.

“Ha faltado diálogo al interior de la institución. Le concedemos a Emiliano uno de los puntos que reclama que es que aquí no hay debido proceso, porque resuelve el mismo que te está sumariando, si formulan cargos tienes dos días para defenderte y el fiscal nacional, por decisión propia, puede subir la sanción. Son cosas que no son propias de la democracia, pero hay un tema de formas que no compartimos”, plantea.

Uribe agrega que para el organismo que dirige no es posible “mediar” entre los fiscales y apunta que “con el sumario se inició un juego de pócker, donde ahora Emiliano tira un recurso y luego el otro responde”.

EL FUTURO DE ARIAS
arias A1

Fuentes cercanas a Arias, aseguran que éste no tiene planificado abandonar el Ministerio Público antes de que se resuelva su situación administrativa en el sumario, pero aclaran que una vez que se defina si cometió o no alguna falta, analizará su permanencia en la institución dado el evidente deterioro en su relación con Abbott.

Estas fuentes recalcan que ya habían existido diferencias entre ambos, como la de junio pasado, cuando el fiscal nacional tuvo que intervenir en la disputa pública entre los fiscales Arias y Pablo Gómez, tras una entrevista del primero a CNN Chile en la que señaló que a fines de 2015 entregó un informe con la información sobre los correos entre Pablo Longueira y el gerente general de SQM Patricio Contesse, por posible cohecho y eventual responsabilidad de la persona jurídica.

La distancia se acrecentó cuando Abbott abrió un nuevo RUC para la arista Fipes y la derivó al regional de Aysén, Pedro Salgado. En aquella ocasión, Arias solicitó a Abbott mantener en su poder este flanco, en especial porque ya había identificado nueve objetivos de investigación: Valeria Carvajal Gerente General de Fipes; Luis Felipe Moncada Arroyo Presidente de Asipes; Héctor Bacigalupo, Presidente de Sonapesca; Rodrigo Sarquis Said, vicepresidente de Pesquera Blumar. Y los parlamentarios Jorge Ulloa, Clemira Pacheco, Iván Fuentes, Patricio Walker y Antonio Horvath.

Abbott no sólo le quitó esa arista, sino que derivó los nuevos antecedentes descubiertos al fiscal del Bío Bío, Julio Contardo Escobar.