18 de Agosto de 2016/SANTIAGO Fachada de la Universidad Andres Bello, perteneciente al Grupo Laureate Chile. FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

En Chile, el grupo internacional Laureate tiene más de 177 mil alumnos entre las universidades Andrés Bello (UNAB), De Las Américas (UDLA), la de Viña del Mar (UVM), el instituto profesional AIEP, la escuela de negocios IEDE y la Escuela Moderna de Música.

El pasado mes, el fundador de Laureate Douglas L. Becker entregó en una carta donde anuncia la salida del conglomerado a la bolsa en Estados Unidos. Aquí señaló que “durante mucho tiempo no teníamos una manera fácil de explicar la idea de que somos una empresa con fines de lucro, pero con el profundo compromiso de beneficiar a la sociedad (…) nuestra cultura combina la ‘cabeza’ de un negocio en crecimiento, eficiente y responsable, con el ‘corazón’ de una organización sin ánimos de lucro”, según consigna La Tercera.

Tras esto, el tema del lucro en sus universitarios volvió a estar sobre la mesa, gracias investigación que lleva el Ministerio de Educación (Mineduc) por el supuesto lucro que tendría el grupo empresarial en la Universidad Andrés Bello y De las Américas.

Por eso, la ministra de esa cartera, Adriana Delpiano, anunció que acudiría al Comité de Inversiones Extranjeras (CIE), hoy InvestChile, para obtener información sobre los seis contratos que hizo el grupo Laureate con el Estado chileno, y que suman un total de más de US$ 265 millones.

Hace algunos días, el documento llegó a manos del Mineduc, quienes ahora cuentan con la información de los papeles que permitieron el ingreso de capitales y el marco legal del derogado Decreto Ley 600, “mecanismo de transferencia de capitales mediante el cual el inversionista extranjero, que cumpliera con ciertos requisitos, podía acceder a ciertas garantías”, según dijo InvestChile.

Desde este organismo, indicaron que “en su calidad de sucesor y continuador legal del CIE, ha estado colaborando con el Ministerio de Educación, en el sentido de entregar toda la información que existe en poder de este servicio, y lo seguirá haciendo en la medida en que se requiera”.

El ente estatal señaló que Laureate indicó en su solicitud que “el capital autorizado a ingresar bajo el DL 600 será destinado a enterar o pagar el capital social de una sociedad chilena receptora de su inversión, la que en ninguno de los contratos suscritos por Laureate es una universidad”.

Los documentos en cuestión

En los contratos que Laureate concretó entre 2001 y 2014, se consigna que éste tiene el derecho “transferir al exterior su capital y sus utilidades líquidas”.

Pero así también se indica que “le serán aplicables la legislación y la reglamentación vigentes en lo relativo a sus actividades. La presente autorización es sin perjuicio de cualesquiera otras que, en conformidad a tales legislación y reglamentación, deban ser otorgadas por las autoridades competentes”.

Según Jorge Bofill, abogado de Laureate, la empresa “siempre dijo quién era, le mostró al Comité de Inversiones Extranjeras su forma jurídica y que tenía fines de lucro en el extranjero”.

Sin embargo, InvestChile explicó que dichos contratos otorgaban la facultad de transferencia de capitales extranjeros a Chile y no suponían “la autorización de un proyecto específico y determinado”, no eximiendo al inversionista extranjero “de cumplir con las obligaciones emanadas de la normativa sectorial aplicable en Chile a su proyecto de inversión y tampoco las facultades de control o fiscalización de los organismos sectoriales competentes”.

La investigación que lleva el Mineduc se encuentra “en fase preliminar, por lo que no corresponde referirse a las diligencias específicas de sus respectivas tramitaciones mientras estén en desarrollo”, según informaron desde la cartera.

El millonario lucro de Laureate en Perú que reafirma los cuestionamientos a su modelo en Chile – The Clinic Online