longanizas A1

Una curiosa medida prohibitiva tomaron tres líneas de buses interurbanos que viajan desde y hacia Chillán en contra de los pasajeros que transportan longanizas de esa zona, debido a las múltiples quejas de los pasajeros, según detalló El Mercurio.

Como si fuera lo peor de lo peor, los buses de Línea Azul, Buses Biobío y Cóndor ordenaron a sus trabajadores a impedir que se transporten ese alimento fundamental para el choripan criollo por el fuerte olor que emanan y los problemas que pueden ocasionar al interrumpir su cadena de frío.

El embutido producido en esa zona es un clásico de fiestas patrias y suele tener una altísima demanda durante estas fechas, con motivo de los múltiples asado y celebraciones dieciocheras.

El administrador en Chillán de Línea Azul, Raúl Rivas, dijo que “si alguien se lleva uno o dos kilos, a nosotros no nos hace problema, igual si las longanizas se encuentran envasadas al vacío, pero a veces los pasajeros intentan llevar cajas llenas, y con el calor que hay abajo empieza a subir rápido el olor”.

Lo peor es que, de sorprender a algún pasajero con dichas delicias entre sus maletas o equipaje de mano, los operarios de los buses impedirán el viaje y le devolverán el dinero del pasaje a los “comerciantes”.