Augusto Pinochet en Cadena Nacional

Tenía 10 años cuando Rodrigo García Pinochet vivió junto al tirano de su abuelo el atentado de ese 7 de septiembre de 1986 en la cuesta Las Achupallas del Cajón del Maipo, todo esto luego de regresar de un descanso en la parcela El Melocotón.

Hoy, con 40 años, el empresario recordó el hecho en una carta publicada al diario El Mercurio, donde arremete contra el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, y de paso, agradece a la familia del dictador por no inculcarle el odio que poseen otros.

“Con tan sólo 10 años vi cómo aquellos valientes uniformados fueron asesinados”, señaló el nieto de Pinochet, al mismo tiempo que disparó que “hoy impunemente hay quienes se vanaglorian de haber sido autores del hecho”, haciendo clara alusión al presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier.

El hijo de Lucía, la hija más política del dictador, reiteró así su arremetida contra Teillier, tal cual lo hizo en una entrevista concedida a La Segunda en abril de 2013, cuando manifestó que “tuve un sentimiento de impotencia y de injusticia, al ver cómo el representante del parlamento se ufanaba de ser el autor intelectual de los asesinatos, y de intentar matar a mi abuelo. Que se jacte de haber ordenado las muertes de compatriotas por un fin político, no es fácil de digerir”.

Pues bien, pese a todo eso, en su misiva a El Mercurio, García Pinochet manifestó lo siguiente: “Agradezco que el odio jamás me fue inculcado. Ni vivo, como muchos, bajo su permanente llama”.

De paso, le hizo un queque al diputado UDI, Ignacio Urrutia, por haber pedido un minuto de silencio en la Sala por los caídos en el atentado.
“Mis respetos al diputado Urrutia por solicitar un breve homenaje a los militares caídos el 7 de septiembre de 1986, ya que fue gracias a aquellos hombres que hoy me encuentro con vida”, sentenció.

A treinta años del atentado a Pinochet: Matar al chancho – The Clinic Online