Detenidos desaparecidos A1

Este domingo, cuando se conmemoran 43 años del Golpe de Estado de 1973, el diario El País de España, publicó una investigación que el periodista Peter Kornbluh, lleva casi cuatro décadas trabajando, la que indica la implicación estadounidense en el derrocamiento del presidente Salvador Allende.

El medio español aseguró que la CIA desclasificó este verano cientos de informes presidenciales de la era Nixon, de los que tacharon o borraron numerosos párrafos, como mucha de la información sobre los acontecimientos que terminaron con 17 años de dictadura y las más terribles violaciones a los derechos humanos.

“La CIA sigue reteniendo información sobre lo que le dijo al presidente incluso el día mismo del golpe hace 43 años”, sostiene Peter Kornbluh, periodista y especialista en Chile que lleva casi cuatro décadas investigando la implicación estadounidense en la dictadura pinochetista.

“Está intentando encubrir lo que Nixon sabía sobre el compló golpista en Chile y desde cuándo lo sabía, y también esconde los propios contactos y conexiones de la CIA con los planificadores del golpe”, asegura el investigador.

Por otro lado, Kornbluh señaló que “sigue siendo un crimen lo que la CIA hizo en Chile y sigue intentando distanciarse del golpe encubriendo el alcance de sus comunicaciones con los golpistas”.

Otro de los informes desclasificado es con fecha 8 de septiembre de 1973, donde Nixon recibía información sobre Chile. Los documentos “top secret” rescatados por el equipo investigador, detallan que incuso la CIA sabía el 10 de septiembre que un golpe militar estaba planeado y que las distintas ramas de las Fueras Armadas estaban listas para unirse.

“No es que esos documentos vayan a alterar lo que ya sabemos, pero tenemos una deuda con Chile mucho más amplia porque Pinochet nunca habría llegado al poder sin apoyo de EE UU”, explicó el periodista al medio español.

“Nunca habría estado en la posición de enviar asesinos y terroristas a EE UU y matar a dos personas inocentes”, esto en relación a la muerte del canciller Orlando Letelier y su asistente Ronnie Moffit en 1976.