asesino lennon

Mark David Chapman (61), el asesino de John Lennon hace 35 años, solicitó a la justicia gringa el pasado 29 de agosto su libertad condicional por novena vez.

En esa cita en que recibió un nuevo portazo a su anhelo, Chapman detalló que tras cometido el hecho contra el ex Beatles, pensó en suicidarse, pero su cobardía se lo impidió.

Según consigna The New York Post, el hombre manifestó que “en un momento pensé en guardar la última bala y poner la pistola en mi boca, pero no, yo no podía hacerlo. Soy demasiado cobarde como para quitarme la vida”.

Junto con afirmar que es un hombre con “mente sociópata”, en la audiencia recordó esos minutos fatales para todo el mundo de la música: “John salió, y esta es una parte de la que realmente me arrepiento, él salió y como excusa para hablarle yo tenía un disco y un lápiz, y le pregunté si podía autografiar el álbum. Se tomó su tiempo para hacerlo, y me preguntó si quería algo más”.

Añadió que “su esposa había salido con él, y lo esperaba en la limusina, y pensé en lo amable que él (Lennon) había sido con una persona que no conocía”.

En otros pasajes de su relató reiteró que su único fin era quedar en la historia por siempre, descartando así un odio hacia Lennon o sus cercanos.

“Yo no sentía nada por su esposa, su hijo ni por él. Estaba obsesionado con una cosa: dispararle, para que así yo pudiera ser alguien”, aseguró el hombre que recibió cadena perpetua por el crimen.