Jacqueline van Rysselberghe 2 a1

La senadora por Biobío Jacqueline van Rysselberghe, confirmó que será candidata a la presidencia de la UDI en las próximas elecciones internas fijadas para el 26 de noviembre.

“Ser mujer es una característica distinta a las presidencias anteriores, pero no es la única distinta, también hay otras. Yo no sólo soy mujer, sino que, además, soy de región, y eso hace que uno tenga una mirada distinta”, sostuvo en entrevista con La Tercera.

La motivación para haber tomado esta decisión, según ella, es que “la UDI es un partido que ayudó y contribuyó al desarrollo de la clase media. Ese rol de protección, de guardián de la clase media, es lo que hoy el país requiere y necesita. Y a mí me encantaría cooperar en ese proceso. La UDI tiene que rescatar la meritocracia, la búsqueda de la justicia social. Tiene que rescatar esta defensa que nace de las necesidades de las personas más que de defensa de modelos que hoy día ha empañado un poco la visión general”.

“La UDI nació como un partido que ayudó mucho a la construcción de la clase media y de sacar a la gente de la pobreza. Ese era su leit motiv y donde ponía, entre otras cosas, la educación como eje de la movilidad social. A partir de eso, se empezó a defender más el modelo que el fin en sí mismo. Nosotros creemos que para que haya movilidad social, el camino de la economía social de mercado es el mejor camino. Pero nosotros no defendemos el camino en sí mismo, defendemos el fin, a las personas. Y de repente, algo sucedió entremedio, el país cambió demasiado rápido que perdimos de vista a las personas y se empezó la defensa del modelo por el modelo. Y eso desdibuja la búsqueda de la justicia social, que es la base de la meritocracia en la cual creemos”, añadió.

Al ser preguntada por los dichos de personas que la consideran la candidata del establishment o de los “coroneles” del partido, señaló que “cuando escucho eso me suena a que hay un cierto aire de descalificación en esa aseveración. Conozco a Jovino Novoa, a Andrés Chadwick, a Pablo Longueira, a todos ellos desde mucho tiempo, desde que ingresé a la UDI. Ellos fundaron el partido y les tengo mucho cariño, pero no soy ellos”.

Respecto a la intención de Jaime Bellolio de alejar al partido de la figura de Pinochet, Van Rysselberghe indicó que “en la UDI cabemos todos, nosotros no podemos desconocer nuestro origen. La UDI nació en el tiempo del gobierno de Pinochet y en la UDI hay mucha gente que trabajó durante el gobierno. Y también hay gente, como Felipe o Jaime, que nunca trabajaron o que no habían nacido para ese tiempo. Y la diferencia no está en eso, está en los acentos que nosotros pongamos. Es un error poner el acento en eso. Eso es parte de nuestra historia y ahí tiene que quedar, y nosotros hoy día tenemos que ver cómo a partir de eso tenemos que proyectarnos hacia adelante”.

Añadió que “a mí me parece que es un error, pero no puedo decir más que eso. Pinochet falleció hace mucho tiempo, el gobierno militar terminó hace muchísimos años y, por lo tanto, creo que hoy día, en 2016, no podemos estar discutiendo de Pinochet. Es decir, Pinochet es parte de nuestra historia, cada uno tiene derecho a hacer su juicio, podemos considerar que hubo cosas que no debieron haber sucedido, pero es parte de nuestra historia y quienes trabajaron en ese gobierno merecen todo nuestro respeto, como aquellas que se distanciaron de ese gobierno y, por lo tanto, a mí me parece que la UDI tiene que tener las puertas abiertas para ambos y no podemos estar excluyendo a unos u otros por la visión que tienen del pasado”.

Municipales

La senadora piensa que para los comicios del próximo octubre “lo óptimo sería poder llevar un candidato de sus propias filas. Sin embargo, también hay que reconocer que Piñera hoy es la persona que está mejor posicionada en las encuestas y eso no lo ha puesto la UDI, sino que lo puso la gente, que evalúa su gobierno y lo contrasta con lo que hoy ve en el gobierno de Michelle Bachelet”.

Asimismo, fue clara en decir que “yo me la voy a jugar por quien pueda ganar la próxima elección presidencial, porque lo peor que le podría pasar a este país es un nuevo gobierno de la Nueva Mayoría”.