garayrafael

Camila Bellota, stripper y actriz porno, contó al diario La Estrella de Valparaíso cómo eran los carretes del Rafael Garay en sus visitas al conocido night club.

“Nunca me gustó su vibra, por eso nunca me acerqué más de la cuenta a él. Se veía un tipo violento, al local llegaba con aires de violencia”, afirma la mujer.

Según Bellota, el ingeniero comercial “gastaba montos superiores al millón de pesos en una noche, considerando que la botella de alcohol cuesta más de 200 mil pesos. Consumía tanto que una vez llegó a gastar 20 millones con amigos. Siempre contaba una que otra historia, por ejemplo que él no podía tener hijos y que una vez en la India se había muerto un niño en sus manos. Eran historias raras porque a veces los datos no concordaban”.

Otro antecedente que la mujer suelta al diario de la región de Valparaíso es que Garay “muchas veces pagaba y se quedaba dormido ahí mismo, mientras las demás chicas tomaban el trago que había comprado (…) siempre andaba solo, buscando compañía en la noche.

“Él contrataba a las chichas no para tener relaciones, sino para que lo acompañaran a fiestas”, dice asimismo.

También revela que una “vez lo vi llorar con una de mis compañeras. Él estuvo llorando harto rato y mi compañera lo consoló por bastante tiempo; eso me pareció muy extraño. Era cuando se supone que tenía el famoso cáncer”.