garay

El ingeniero comercial Rafael Garay resultó ser toda una caja de Pandora. Pese a que se sospecha que la supuesta estafa piramidal que perpetró no alcanza las dimensiones de un Patricio Santos o un Alberto Chang, su historia es sabrosa, cambia día a día, ofrece variadas circunstancias.

En esta oportunidad, el que aporta antecedentes a la trama es el sensei y representante de Kaido-Goju en Atacama, Carlos Peceros.

“Lo conocí en ese evento (un seminario) hace nueve años. Recuerdo que ese día llegaron varios personajes de la televisión como Salfate, Remigio Remedy, Marcela Osorio y entre esos, había un tipo más joven que yo, calvo, blanco y menudo, muy respetuoso”, recuerda Peceros en diálogo con el Diario De Atacama.

El experto en artes marciales rememora que “hubo un momento en que hubo un intercambio técnico y me tocó compartir y lanzar algunos golpes con Garay”.

Según Peceros, el calvo execonomista no era un alumno aventajado. “Era uno más, no había ninguna proyección”.

Lo que sí afirma es que luego del fallecimiento de Cristián “Gorila” Martínez “me fui dando cuenta de algunas cosas”.

Dice que le “llamó la atención que se haya apoderado de la línea de karate Kudo que había traído Martínez a Chile. Vi muchas cosas que no hablan muy bien de un discípulo, hacer un programa paralelo en la televisión. Cuando hablé en su momento con Andrea, que es la hermana de Cristian, no habló muy bien de él. A mí siempre me causó molestia que se haya quedado con el estilo de su maestro, siempre me llamó la atención cómo él pasó tan rápido de primer a cuarto dan”.

Peceros dice que de aquel evento en que conoció a Gary, que data de 2007, “el único video que existe lo tengo yo, me lo regaló Cristián Martínez antes de fallecer. Siempre Garay me preguntaba si nos juntábamos en Santiago y que le diera una copia, por eso cuando supe que estaba enfermo se lo quise dar a modo de motivación. Justo comenzó a salir esta noticia de que él había estafado a muchas personas. Jamás había visto a una persona tener tanta cobertura mediática, es una telenovela. Pienso que Garay tomó la historia de lo que le pasó a Cristian Martínez, que fue real”.