Helados Fruna

En febrero pasado, Olaya Arriagada compró tres cajas de helados para celebrar el cumpleaños de uno de sus hijos, en el sector de Pucopio, Los Lagos. Después del carrete del menor, sobraron algunos postres y la mujer decidió guardarlos en el congelador de su casa.

Días después, Juan Orlando, su papá, sacó uno de los helados del congelador, le quitó el envoltorio y se dispuso a disfrutar del producto. “Comenzó a comer normalmente el helado cuando encontró una parte humana que correspondería a la falange de una mano. La situación fue repugnante, de inmediato nos preguntamos cómo era posible que eso haya estado ahí. ¿Qué hubiera pasado si le toca a un niño?”, expresó la compradora, Olaya Arriagada.

 Captura de pantalla 2016-10-05 a las 7.32.59 p.m.

Foto de ADNRadio

La familia, que no se la podía creer, se dirigió hasta las oficinas de Fruna para recibir alguna respuesta. Sin embargo la mujer alega que los trabajadores se burlaron de ellos.  “Decidimos acudir a la distribuidora Fruna donde fuimos atendidos por las personas encargadas, a quienes le mostramos las fotografías, pero en vez de obtener algún tipo de disculpas o explicaciones, se mofaron de lo acontecido y nos ofrecieron una caja de helados para reparar lo ocurrido”.

La justicia deberá resolver si acoge o no la indemnización por $5 millones que solicita la familia contra Fruna Ltda, Osorno.

El querellante además señaló que el padre de la joven denunciante ha presentado problemas de salud mentales después de lo ocurrido, y ha tenido que ser sometido a tratamientos con profesionales médicos por depresión.

Por su parte, la Seremi de Salud de Los Lagos, a través de la Autoridad Provincial de Salud de Osorno, confirmó que efectivamente el hallazgo encontrado en el helado corresponde a un resto humano, por lo que en coordinación con sus pares de la Región Metropolitana se ofició aplicar a la empresa el respectivo sumario sanitario.

Desde Fruna todavía no se ha realizado una declaración oficial.