marco enriquez ominami meo a1

El fundador del PRO y candidato presidencial, Marco Enríquez-Ominami decidió contestar la gran pregunta que todo el mundo le hace: ¿Por qué recibió financiamiento de los tipos que representan a los que asesinaron a su padre en dictadura.

En conversación con el programa MQLTV de Nicolás Copano, el cineasta contestó de la siguiente manera: “¿Cómo pude estudiar en un colegio en que estaba prohibido usar la chapita del NO porque ser hijo de Miguel Enríquez era ser hijo de terrorista? ¿Cómo pude caminar por las calles si los asesinos de mi padre estaban completamente sueltos? La contradicción está en mí y es dolorosa”.

Añadió que “yo, a diferencia de mi abuelo, el papá de Miguel Enríquez, que decidió vivir en la tristeza y renunciar a la acción política, a diferencia de Carmen Castillo, quien vive en Francia haciendo documentales y que quiero y respeto, a diferencia de mi tía Inés Enríquez, la hermana de Miguel, que decidió no volver más a Chile y se quedó en México, a diferencia de mi tío Marco Antonio Enríquez que se murió en Francia y decidió no poner nunca más un pie porque consideró este país injusto con Miguel, yo he decidido dar la lucha. Con las reglas que hizo Ricardo Lagos, la Nueva Mayoría y la derecha, que consiste en que las empresas financien la política”.

En esa línea el ex diputado aclaró que “para competir en serio, y como queríamos impactar, dentro de la ley, recurrí a todos los espacios posible. Porque, a diferencia, y con mucho respeto a candidatos que sacaron el 1% o el 2%, nosotros queremos influir en el país. Quiero cambiar Chile y corrí el riesgo, soy imperfecto. Leí probablemente mal, o no supe comunicar bien, que cambiar Chile en el Chile de hoy, completamente pinochetizado, es muy difícil”.

“Competir en la democracia chilena -con las reglas que yo mismo quise cambiar, porque presenté leyes contra esto, y nadie me dio bola cuando dije que esto era un escándalo- suponía cruzar muchos umbrales. Como el umbral del Congreso, el umbral de la DC -que fue dirigido por gente que colaboró con la dictadura-, amigos míos que escriben en los diarios de sus padres fueron funcionarios de la dictadura mientas me mataban a mis hermanos y a mis primos. Pero como yo no estoy lleno de odio, yo doy vuelta esto y digo ‘¿sabes qué? vamos a tomar todos los riesgos dentro de la ley para competir’”, cerró.