comisión interior-a1

El proyecto que impulsa el Gobierno para subsanar los errores en el padrón que afectan a más de 460 mil personas a sólo cinco días de las elecciones, pasó su primer trámite en el Congreso Nacional este lunes. Sin embargo, la idea de un acuerdo transversal está cada vez más lejos.

Durante la jornada de este 17 de octubre la Comisión de Gobierno e Interior de la Cámara presidida por la legisladora Daniella Cicardini (PS) e integrada por otros doce diputados, aprobó en general la iniciativa, tras un acalorado debate marcado por las críticas principalmente de la oposición.

Desde que el escándalo agarró vuelo este fin de semana, Chile Vamos manifestó que no respaldaría un proyecto improvisado, sobre todo, si es que ninguna autoridad asumía responsabilidades políticas o administrativas por el hecho, pero tras reunirse con el Gobierno este domingo dejó en duda su decisión final.

Así las cosas, el proyecto quedó estancado esta tarde luego de que la oposición no comprometiera sus votos en la Sala para aprobar por unanimidad pasar por alto el artículo que los obliga a pronunciarse sobre alguna iniciativa sólo después de 24 horas de emitido el informe de la comisión.

De hecho, desde el conglomerado solicitaron derechamente que el Ejecutivo no persevere en el trámite legislativo y retire el texto del Congreso.

Por lo anterior la iniciativa tendrá que ser evaluada por la Cámara este martes a las 18:30 horas.

Pero la oposición no es la única a la que esta ley corta le genera dudas. Desde el propio oficialismo hay aprensiones sobre todo en sectores de la DC y el PDD, complicando aún más el escenario de la tramitación del proyecto cuando sólo quedan cinco días para las elecciones.

“La opinión pública está cansada de que cada vez que pasamos por un bochorno nadie asuma la responsabilidad política. Asúmanla ahora. Hay ministerios y servicios públicos involucrados. Y hay un ministro del Interior que tendrá que determinar quién tiene que irse”, sostuvo según La Tercera el diputado Aldo Cornejo (DC) en la sesión de la Comisión.

Desde el Partido Socialista su jefe de bancada, Juan Luis Castro, planteó que “hemos venido con un doble propósito: que haya, en la intervenciones de los ministros, responsabilidades políticas que se asuman, porque el hilo más delgado parece ser el Registro Civil”.

Luego, fue el propio ministro del Interior, Mario Ferández, quien reconoció que el futuro de la iniciativa no se ve muy prometedor.

“Hay que contar con una sólida mayoría y recién está esto en la Cámara (…) Mañana vamos a tener una reunión de análisis en el Gobierno por la situación que se ha gestado”, dijo el jefe de gabinete junto con afirmar que “el día de mañana con toda tranquilidad evaluaremos el cuadro y ahí tomaremos una decisión”, sostuvo a Emol.

Por su parte, el Presidente del Senado, Ricardo Lagos Weber aseguró que sin un acuerdo el proyecto sería inviable.

“A juicio de mucho de nosotros, ese proyecto debe requerir un apoyo transversal y amplio porque de lo contrario, lo que va a quedar si se aprueba por un voto, es que sí se aprobó el proyecto del Gobierno, pero no es compartido por todos los que tenemos que contribuir a aquello. La sensación entre la ciudadanía va a ser que tal vez las críticas al proyecto sean válidas”, señaló.

En esa línea, agregó que “si no hay un acuerdo transversal, hay que rechazar o retirar el proyecto”.

Con todo, el Gobierno parece no tener los votos necesarios para salir del paso de esta crisis que, según expertos, podría afectar los resultados de los comicios del próximo domingo.

Para que el proyecto sea aprobado el Ejecutivo requiere que 67 de los diputados voten a favor. En caso de que luego sea despachado al Senado, necesita 21 de los Senadores en ejercicio y aún sin contar que el texto debe ser visado por el Tribunal Constitucional por tratarse de una Ley Orgánica.