diaz

Desde anoche, tras la tensa reunión de los Ministros del Comité Político con los senadores oficialistas, se rumoreaba que el retiro del proyecto de ley corta para salvar el error en el cambio de domicilio de casi medio millón de chilenos era inminente.

Hoy, luego de una reunión de la Presidenta Bachelet con sus secretarios de Estados de La Moneda, el vocero Marcelo Díaz debió asumir el fracaso y anunció el retiro del proyecto por la falta de acuerdo transversal para aprobar la iniciativa.

“Nos parece que para poder concretarse esta iniciativa, requería de un amplio acuerdo transversal, que no existe. La decisión del Gobierno es no perseverar y no continuaremos con la tramitación de esta iniciativa”, dijo Díaz en los patios de La Moneda y advirtió que no habrá impunidad y será la Contraloría la que determine los responsables.

El secretario de Estado también insistió en que no se trataba de un proyecto improvisado: “Quiero descartar categóricamente que sea un proyecto improvisado o desprolijo, porque quiero recordar que esta fue una propuesta que nos hizo el Consejo Directivo del Servel, que es el organismo constitucional encargado de la organización y desarrollo de los procesos electorales en Chile”.

Mientras los parlamentarios tanto de oposición, como algunos del oficialismo, piden que se asuman las responsabilidad políticas y los dardos apuntan nuevamente hacia la Ministra de Justicia, Javiera Blanco, responsable del Registro Civil. El director de la entidad, Luis Acevedo, también sigue confirmado en su cargo, según dijo Díaz.

Además, Acevedo durante la mañana declaró en calidad de testigo ante la fiscal Ximena Chong por el cambio en los domicilios electorales. La fiscal investiga las eventuales negligencias en el extravío de información.

Acá las primeras reacciones ante el remezón político provocado por el retiro del proyecto.