marcoA1

El cada vez más canoso Marco Enríquez-Ominami quedó con firma quincenal y arraigo nacional al ser formalizado por delitos tributarios en el marco del caso SQM.

Las medidas cautelares fueron decretadas por la fiscal Paola Castiglioni, luego que la defensa de ME-O, liderada por Juan Carlos Manríquez, no pusiera oposición a la solicitud de la Fiscalía.

Enríquez-Ominami y su exasesor, Cristián Warner, fueron formalizados por la emisión y facilitación de 36 facturas ideológicamente falsas a SQM Salar por un monto total de $391 millones, esto en los años 2012, 2013 y 2015.

A su llegada al Centro de Justicia, a eso de las 9:36 de la mañana, ME-O se vio de buen humor y afirmó que se presentaba como un ciudadano más.

“No pido privilegios, vengo a presentarme como corresponde, voy a escuchar las acusaciones, con el espíritu republicano y sin privilegios”, profirió en medio de los vitores de ‘Marco presidente’ que se escucharon en el arribo a la instancia judicial.

“Para nadie es un misterio es que nuestro defendido es candidato presidencial. Lo que queremos es allanarnos a las medidas que ha propuesto, dado que nuestro interés está puesto en un juicio oral”, indicó su abogado.

En medio de la audiencia, el fiscal Pablo Gómez, afirmó que “Warner, actuando en representación de su empresa Cristian Warner Comunicaciones Publicidad Y Marketing y con absoluto conocimiento de ME-O y concertado por este último, suscribió en febrero de 2011 un contrato simulado con Patricio Contesse, cuyo objeto era prestar asesorías a la minera en materia de comunicaciones, servicios que nunca de prestaron por las cuales emitió 36 facturas ideológicamente falsas, las que fueron incorporadas en la contabilidad de SQM Salar como gastos necesarios rebajando la base imponible y eludiendo el pago de impuestos”.