gobierno

Ni dos semanas pasaron desde la derrota en las municipales, y el gobierno vuelve a sufrir un revés, esta vez desproporcionado.

Resulta que este mediodía se votó en la Cámara de Diputados el proyecto de reajuste salarial al sector público y el resultado fue un rechazo total: 97 en contra y 12 abstenciones. Los dardos, como era de esperarse, apuntaron contra el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

Para el presidente de la Confederación Nacional de Funcionarios de Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana, el asunto es simple: el ministro “o se sienta a negociar con nosotros o renuncia”.

“Lamentamos que hoy, viendo un escenario complejo que se predijo, los que van a pagar la factura son los funcionarios públicos”, sostuvo el diputado de Renovación Nacional Alejandro Santana.

“No se entienden las señales que le estamos dando al país, no se está haciendo una lectura adecuada de la crítica. Lamentamos esta situación, porque sin diálogo se debilita la democracia y uno no puede imaginar que hoy el gobierno no sea capaz de sentarse a negociar con los trabajadores”, comentó la diputada PC, Camila Vallejo.

Cabe recordar que el texto, que ahora pasa a comisión mixta, establece un incremento de 3.2%.

“No está apoyando al gobierno la Nueva Mayoría, esto es doloroso, pero es producto de la intransigencia que han tenido”, indicó el PS, Juan Luis Castro.

“Le hago un llamado al gobierno a que en las horas que restan haya voluntad politica de mejora, no solo de bonos sino de guarismo. Esta discusión nunca se había dado al extremo como la estamos viviendo. No somos nosotros los que estamos equivocados, sino el ministro de Hacienda”, subrayó.