Luis Suárez es un crack, posiblemente el mejor delantero del mundo en la actualidad, y la máxima figura de la selección uruguaya. Sin embargo, lo que habitualmente hace sin la pelota en los pies es lo que muchas veces empelota a las hinchadas y los rivales.

Precisamente algo así fue lo que aconteció anoche en el Estadio Nacional cuando el astro del Barcelona caminaba para dejar el césped de Ñuñoa.

Resulta que Suárez salía de la cancha en medio de una pifiadera de la gente, cuando se le ocurrió, así como que no quiere la cosa, levantar el dedo del medio de su mano derecha.

La imagen fue captada y viralizada rápidamente en redes sociales, y más de alguno recordó que por el mismo gesto en el Centenario, Eduardo Vargas fue sancionado.