whisky

Por estos días se ponen de moda las dietas, pues hay varios que enarbolan la bandera de “un verano sin polera” o de frentón “un verano sin chaleco”.

Al respecto, polémica generaron los comentarios de un panelista de un matinal de la plaza, quien recomienda darle duro a las grasas para bajar de peso, esto amparado en que a él le resultó.

En un tono similar, un chef habla de la dieta que a punta de pizzas lo hizo perder unos 65 kilos; o sea una persona.

Pues bien, consejos más menos, el columnista JJ Cruz de La Segunda refiere la infalible dieta de su tío Edgardo.

Cuenta que el mencionado siempre fue un palo de flaco. “No sé cuál habrá sido su secreto, pero sí lo que comía, sagradamente, cada día: a las 9:30 de la mañana, un vaso de whisky y una bandeja de almejas con limón. Al mediodía, un plato de cazuela. Antes de dormir, repetía el desayuno, pero sin las almejas”.

“Lástima que haya muerto a los 42 años. Si no, le recomendaría que escribiera un libro al respecto”, cierra.