jocelynholt

“Hay ciertos fenómenos que no habíamos visto anteriormente”, afirma el historiador Alfredo Jocelyn-Holt, quien entrevista con La Segunda analiza el momento político, que en su opinión pasa mucho por algo que sucede con los jóvenes.

“Hoy yo noto que hay un odio intergeneracional”, advierte, antes de recordar que “en los 50 o 60, los sectores que podían estar en contra de sus padre, sus abuelos, o el establishment se movían a las comunidades, hacia otro mundo paralelo. Pero esta generación, particularmente los millennials, están completamente dentro del sistema y no están por moverse fuera”.

En la visión de Jocelyn-Holt, los jóvenes de hoy “no ven perspectivas, creen que lo pueden todo, y ahí se producen tensiones durísimas. Hay un intento de hacer desaparecer el establishment, son posturas muy violentas”.

Consultado sobre si dentro de esas posturas que menciona se ubican los diputados Giorgio Jackson o Gabriel Boric, el académico responde que “algunas de esas mismas personas que mencionas, a propósito de la muerte de Fidel Castro, escribieron: Mis respetos, Comandante (Gabriel escribió en su cuenta de Twitter: “yo me muero como viví, mis respetos, Comandante”). Lo cual a mí me parece notable. Cuadrarse en forma un tanto milica, para mi generación, que vivió 17 años de dictadura militar, pone los pelos de punta”.

Respecto de las críticas que algunas vertió sobre ambos, acusando que nunca les escuchó nada “lúcido”, Jocelyn-Holt resuelve que:  “Estos dos personajes son problema de tu generación, no de la mía. Hagamos una pregunta que es más significativa: ¿Hasta qué punto los liderazgos juveniles han sido una creación de los medios? Hay que tener cuidado con los liderazgos populistas. Alguien podría hacer un estudio, sería muy interesante, si esto ya no ocurrió con Eduardo Frei Montalva o Salvador Allende en su minuto. Sin embargo, estos últimos eran grandes oradores, en algunos casos cultos, y que tenían un sentido de la historia. Yo nada de eso veo hoy en liderazgos, perdón la expresión, pendejos”.