carlos heller a1

“Se acabó la buena onda”.

Con esa frase, el presidente de Azul Azul, Carlos Heller, marcó la encendida conferencia de prensa que ofreció esta tarde en medio de un final de temporada poco feliz para Universidad de Chile en donde se quedó con las manos vacías. El empresario no se guardó nada y apuntó con nombre y apellido.

“Acá no hay vacas sagradas, no mandan los referentes. Mandan los directores. No nos gustan los cabrones”, ladró.

Consultado directamente por los cuestionamientos del referente y arquero de la U, Johnny Herrera, respondió que “Herrera puede ser el máximo referente, pero hay que respetar. Ningún referente es dueño del club. Vamos a tener que conversar en privado con Herrera. Respetamos sus palabras pero no las compartimos”.

Heller admitió que tocaron fondo, que “sin duda esto ha sido un fracaso en mi gestión”, pero descartó renunciar. “El directorio sigue unido, ha hecho mea culpa. Jamás daré un paso al costado. No abandono el buque cuando se hunde”.

El empresario también habló del cese de funciones a la dupla técnica Musrri-Castañeda, y adelantó que la búsqueda del nuevo técnico ya partió, aunque no tienen claro de que si será extranjero o chileno.