mamo

Un artículo de Radio Bío-Bío, publicado la mañana de este martes, da cuenta de las curiosidades en que se realizó el proceso de cremación del Mamo Contreras, entre las sombras, la madrugada del 8 de agosto de 2015, esto siete horas después de que se oficializara su deceso en el Hospital Militar.

El medio radial pone el punto en un pase provisorio para realizar el proceso fúnebre, y además refiere el lugar donde se encuentran los restos; más bien las cenizas, otro de los hechos en cuestión.

Dice Bío-Bío que en el caso del sanguinario cabecilla de la DINA la sucesión de los hechos fue que: muere a las 22:20 horas, es cremado a las 05:00 AM, pero el certificado de defunción es emitido a las 09:00 de la mañana; es decir, cuatro horas después de ser incinerado.

Esto no es habitual, más bien es la revés, pero en el caso del fallecido general, se entiende que se haya obtenido un permiso provisorio para agilizar el proceso.

Cita textualmente la publicación que Mauricio Newman, jefe de ventas de servicios funerarios de la Sociedad Acoger, empresa que desde 2005 administra el Cementerio Católico y que estuvo a cargo del proceso de incineración, dijo entonces y aún mantiene sus dichos, que en el momento se contaban con los papeles necesarios para realizar el trámite.

Agrega el medio que fue la Seremi de Salud Región Metropolitana el organismo que tomó la decisión de autorizar el procedimiento.

Así las cosas, el cuerpo de Contreras fue incinerado en el Cementerio Católico, pero en el acta oficial figura inscrito como sepultado en el Cementerio General.

“Debo ser enfático al señalar que al Cementerio General nunca ingresó el cuerpo del señor Contreras. Acá no se encuentra sepultado y me parece grave esta situación”, dice Raschid Saud, director del camposanto. “Esto podría llegar a ser constitutivo de un delito, como falsificación ideológica de instrumento público. Es demasiado grave y se debe aclarar”, opina.

En ese sentido, afirma que “la cremación no se desarrolló bajo las normas que rigen a los cementerios. Primero, no puede ser que una persona sea cremada y posteriormente solicitar el permiso de sepultación, eso no puede suceder. Luego, me parece que esto vulnera el derecho a la igualdad de los ciudadanos porque un trámite de estas características no permite saltarse procedimientos que son para todos iguales y, finalmente, si esto no se aclara prontamente, podría ser un tema que constituiría delito sancionado por nuestra legislación y ordenamiento jurídico. Este caso es extraño y muy grave, aberrante e inaceptable porque, además, cometieron una falta grave a la transparencia”.

“En términos legales buscaremos que se aclare, porque existe un dato falso en un instrumento público donde somos nombrados y no corresponde a la realidad y eso no puede ser. Esta información se debe corregir”, concluye.

La información original acá.