Tortas Gaspar Rivas Navidad

Tortas, bolsas con dulces y copas de vino. Esos fueron los productos que el desaforado diputado Gaspar Rivas -que mañana asistirá al Octavo Juzgado de Garantía de Santiago a la lectura de su sentencia luego de ser condenado por injurias graves con publicidad contra el empresario Andrónico Luksic- repartió por distintos sectores de su distrito en el último mes para desear una feliz navidad.

El parlamentario, que fue desaforado por la Corte Suprema el 22 de julio pasado precisamente por la causa iniciada por el líder del holding Luksic luego de tratarlo como “hijo de puta” en una intervención en el Congreso, aparece en su cuenta de Facebook entregando en las últimas semanas tortas de merengue con una imagen suya con un mensaje que dice: “Un gran abrazo / Lleno de bendiciones… Feliz Navidad 2016!! / Con cariño Diputado Gaspar Rivas (sic)”.

Además, en el mismo perfil oficial del parlamentario, las tortas fueron entregados a diversas personas y organizaciones de su distrito (que comprende Los Andes y San Felipe, entre otras ciudades de la Región de Valparaíso), además de otros regalos que contaban con una etiqueta con la cara del diputado y las palabras “gentileza Gaspar Rivas”.

Según la página de Transparencia de la Cámara de Diputados, Rivas ha mantenido en promedio el mismo nivel de gastos operacionales desde antes de su desafuero (dictado por el pleno de la Corte de Apelaciones de Santiago el 22 de julio pasado) hasta noviembre de este año, la última planilla disponible.

En ella aparecen desglosados los pagos destinados a oficinas parlamentarias, telefonía, vehículos, tags y peajes, combustible, pasajes de movilización terrestre, alimentación, correspondencia, materiales de oficina, actividades distritales y servicios menores.

Así como Rivas, la Cámara también realiza pagos por estos mismos puntos para el diputado RN Rosauro Martínez, quien fue desaforado en mayo de 2014, investigado por su responsabilidad en los homicidios de tres integrantes del MIR, el 20 de septiembre de 1981, en Remeco Alto, Panguipulli.

En noviembre de este año, destacan los pagos por $914.396 por las oficinas parlamentarias (incluidos gastos como arriendos, consumos básicos, internet, caja chica), $1.356.500 para pasajes de movilización terrestre, 698.927 para actividades distritales, $479.862 para combustible y $456.305 para telefonía, según los datos de Transparencia la Cámara.

Esto, a pesar de que el lunes 19 de diciembre, mismo día en que comenzó el juicio oral contra Luksic, el parlamentario dio una entrevista al programa de Chilevisión Modo Termómetro donde señaló: “mi diagnóstico es que el Congreso no sirve para nada (…) Yo en uno de mis últimos discursos dije estoy atrapado en este cargo, hace como seis o siete meses atrás, no puedo renunciar. El cargo es irrenunciable, si yo pudiera renunciar me voy mañana mismo”.

“En el Parlamento no están las soluciones para los problemas de los chilenos. Cualquier proyecto de ley que se presente y que trate de derrumbar aquellas certezas sobre las cuales los poderosos sustentan su poder va a ser inmediatamente vetado por izquierdas y derechas”, dijo ese día.

De hecho, sobre este tema, el mismo diputado ingresó el martes 19 de enero un proyecto para que no se de el pago de la dieta parlamentaria a diputados y senadores durante la sesión de sus funciones.

“En lo dispositivo, esta reforma constitucional busca que cuando un parlamentario es desaforado, durante todo el período en el que se encuentre suspendido de sus funciones, también se suspenda el pago de su dieta, ya que no parece razonable que los chilenos debamos pagar por un trabajo que no se realiza. Dicho de otra forma, en este caso no estamos en presencia de un parlamentario que no asiste a su trabajo por encontrarse enfermo o de viaje. No asiste ni puede ejercer sus derechos y deberes como tal producto de una solicitud a firme de la justicia al ser investigado por un delito”, dijo en la presentación de esa moción.

El proyecto, sin embargo, no tuvo más movimientos. Eso sí, cinco días después de ser desaforado, Rivas ofició a la Presidencia de la República para dejar de recibir su dieta, según consignó el periódico El Trabajo, de la provincia de Aconcagua.

Consultado por The Clinic Online, el secretario general de la Cámara de Diputados, Miguel Landeros, explicó que actualmente en la Comisión de Probidad del Senado se tramita una modificación a la Ley Orgánica que incluye una norma que baja al 50% la dieta a los parlamentarios que estén desaforado, más otra rebaja a gastos operacionales.

Landeros señaló que los diputados desaforados mantienen ciertos ítems congelados de pagos, pero los gastos operacionales que corresponden a contratos con terceros -que son contratados y cancelados directamente por la Cámara- se mantienen hasta el término de ellos, generalmente cuando culmina cada período parlamentario.

Esto, según explica Landeros, porque los gastos operaciones de cada parlamentarios están destinados a tres actividades: legislativas, de fiscalización y de representación. “Y la representación de su distrito eso no lo tengo cómo evitar porque él tiene equipos que están trabajando, hay actividades que él realiza. No hay una norma que diga ‘no, mire estos gastos no los puede hacer’”, dice.

En el caso de Rivas, Landeros dice que la mayoría de sus gastos están contratados por la Cámara, así como los de sus colaboradores, porque él sólo está impedido de ir a la cámara.

“Lo que sí hay es una revisión distinta. Nosotros lo que hacemos después, es que eso que está informado está sujeto a revisión (…) En el caso que detectemos gastos extraños o no debidos, el diputado tiene que devolver los gastos y se lo descontamos de la dieta”, explica.

Además, agrega que se revisa particularmente a los diputados desaforados, además del estudio que realiza el comité de auditoría parlamentaria. Todos ellos, eso sí, son posteriores porque antes no se pueden cuantificar.

“Lo demás son todos los otros gastos que tienen convenio. Si él tiene un arriendo de sus oficinas, esos siguen porque lo arrienda la Cámara, no él. No lo puedo dejar sin oficina porque el tipo está desaforado. Debe tener un convenio firmado hasta finales de 2017 o principios de 2018, pero tengo que cumplir con el contrato, no puedo dejarlo sin efecto. Eso se mantiene, el personal lo mismo. Y los gastos de oficina como luz, agua, esos no se pueden eliminar porque las oficinas siguen abiertas”, señala.

Consultada por este medio, la encargada de comunicaciones del diputado Rivas señaló que no se referiría a este tema ya que no hablará con la prensa hasta resolver su conflicto judicial. El diputado, en tanto, tampoco contestó ni devolvió los llamados telefónicos.