“Estoy como insatisfecha, no me hace feliz en la cama, no sé que hacer, lo tiene un poco chico”.

Ese es parte del drama que le cuenta al Rumpy una auditora que se identifica como Ana.

La mujer, entre nerviosa y riendo, responde que el miembro de su pareja, quien le hizo terminar una relación anterior porque se enganchó, es de unos 5 centímetros, en reposo y erecto.

“No lo siento, te juro que no lo siento”, afirma ella.

“No sé qué hacer, porque igual lo quiero harto”, dice complicada.

Ana confiesa que aún no ha conversado directamente con el susodicho sobre el problema en cuestión.

“Es primera vez que me pasa algo así”.