Kathy Barriga

Luego que el Sindicato de Honorarios de la Municipalidad de Maipú denunciara que casi 500 trabajadores fueron desvinculados a fines del 2016, la alcaldesa Cathy Barriga enfrentó un polémico concejo municipal.

La edil respondió los cuestionamientos de los concejales Ariel Ramos (PC) y Marcela Silva (PS) quienes hablaron en favor de los funcionarios que salieron.

Según Barriga, nadie fue despedido sino que no fueron renovados los contratos a honorarios ya que la unidad de Transparencia interna detectó “una gran cantidad de funcionarios fantasmas, es decir, que se les paga pero no trabajan”.

En este sentido la ex Core dijo que “Solo el año 2016, de manera irresponsable, la municipalidad contrató a más de 900 personas a honorarios. (…) hoy la municipalidad cuenta con casi 3 mil 300 prestadores de servicio a honorarios y solo quienes ingresaron el 2016 significan un gasto de más de 6 mil millones de pesos”, según constata SoyChile en un video publicado por ADN.

Luego de explicar esta situación y con el apoyo de una serie de adherentes, Barriga encaró a los concejales antes nombrados y los emplazó a explicar por qué no fiscalizaron la supuesta contratación irregular de trabajadores. Tras comunicar que ella escuchó atentamente sus posturas, la autoridad comunal manifestó “ahora me van a escuchar a mí”.

“¿Por qué ustedes no fiscalizaron de manera adecuada en su rol la administración del 2016, en donde se contrataron 900 personas y están provocando este daño a las personas que están acá?” dijo la edil, en paralelo a fustigar a Ramos por sus comentarios en redes sociales contra su gestión como alcaldesa y “como mujer de derecha”.