Archivo

Archivo

Con “A Year of Killing”, el fotógrafo Henry Hargreaves busca mostrar la frecuencia con que se ejecutan reos con pena de muerte en Estados Unidos y el tiempo que pasan los presos esperando que llegue el día.

En Gringolandia, la pena capital existe desde 1976 y cada año mueren, en promedio, 47 personas según el sitio web del proyecto visual y fotográfico. El sitio también señala que 1 de cada 9 condenados es indultado tras revelarse pruebas que demuestran su inocencia.

Actualmente, es legal en más de 30 estados y en varios de ellos el condenado puede escoger entre la inyección letal o la silla eléctrica. También pueden elegir qué comer: en Estados Unidos existe la tradición de que los reos condenados a muerte puedan seleccionar lo último que van a comer antes de ser inyectados o electrocutados, siempre y cuando no contenga alcohol, la comida pueda ser adquirida a nivel local y no sobrepase los 40 dólares.

En el sitio web del proyecto, también hay un reloj que cuenta los minutos y horas desde que se sirvió la última “comida de la muerte”. Puedes verlo aquí.
Hace un par de días, el artista subió un video con algunos detalles del proceso.