Raúl Meza, abogado del ex jefe de la Central Nacional de Informaciones (CNI), Álvaro Corbalán, aseguró este viernes que su representado solicitará el indulto presidencial durante los próximos días, argumentando su delicado estado de salud.

De acuerdo al testimonio de Meza, el hombre condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad y violación a los derechos humanos, se encontraría bajo un deteriorado estado.

“La enfermedad más grave que padece Corbalán, y que tiene el carácter de crónica e incurable, denominada Vogt-Koyanagi-Harada, le ha generado una ceguera total en el ojo izquierdo y una avanzada ceguera parcial en el ojo derecho, que lo llevará -irremediablemente- a una ceguera total en los próximos cuatro años”, indicó.

Vale decir que antes del coronel en retiro del Ejército, otros cuatro reos de Punta Peuco realizaron la misma petición y actualmente están a la espera de la respuesta. Se trata de Pedro Vivian, preso por secuestrar al dirigente comunista Pedro Acevedo; René Cardemil, quien asesinó a seis personas en 1973; Marcelo Castro, condenado a 10 años por secuestros y homicidios de 15 personas; y Gustavo Muñoz, quién secuestró y torturó durante 1973.

Desde hoy se suma Corbalán, condenado por su participación en la Operación Albania, el asesinato de Tucapel Jiménez, del periodista José Carrasco Tapia, más otra decena de crímenes.

Al solicitar el indulto presidencial, primero es el ministro de Justicia quien revisa y valora los antecedentes. Luego, da a conocer su opinión a la presidenta, quien puede tomarla en cuenta o desestimarla, ya que por sus manos pasa la decisión final.

El pasado diciembre, Michelle Bachelet rechazó otorgar el perdón a otros seis presidiarios de Punta Peuco: Raúl Iturriaga Neumann (ex DINA y policía secreta de Pinochet, condenado a cadena perpetua por violaciones a los derechos humanos); Claudio Salazar, Basclay Zapata, Enrique Ruiz, Pedro Hormazábal, Marcelo Castro y Miguel Estay.