Punta de Choros
En pocos días más, y tal como ocurrió hace seis años, los habitantes de La Higuera, estarán expectantes a una resolución de las autoridades ambientales que podría cambiar para siempre el futuro de la comuna. El Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Coquimbo deberá rechazar o aprobar el proyecto minero-portuario Dominga, de la compañía Andes Iron, cuyo socio principal es Carlos Alberto Délano.

Esta no es la primera vez que los pobladores de La Higuera se ven enfrentados a una amenaza de este tipo. Entre 2007 y 2008, en apenas ocho meses, tres proyectos termoeléctricos a carbón presentaron sus estudios de impacto ambiental buscando instalarse en La Higuera: Farellones de Codelco, Barrancones de Suez Energy y Cruz Grande de CAP.

Todas estas industrias estarían a pocos kilómetros de las Reservas Marinas Isla Choros-Damas, Isla Chañaral y de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, en una zona reconocida mundialmente por su rica biodiversidad y que ha sido declarada por diversas organizaciones como Conaf y el Ministerio del Medio Ambiente, como prioritaria para la conservación.

Debido a la oposición de las comunidades, Codelco y CAP decidieron retirar sus proyectos del proceso de evaluación ambiental, pero Barrancones siguió adelante. Y tuvo éxito. El 24 de agosto de 2010 la COREMA de la región de Coquimbo le dio su aprobación. La ciudadanía acusó el golpe, en pocas horas y de manera inédita, se organizó una masiva marcha a través de redes sociales para rechazar la decisión de la autoridad ambiental. Fue tal la presión de la gente, que el presidente de la época, Sebastián Piñera, se vio obligado a intervenir y detener personalmente Barrancones.

Sin más proyectos termoeléctricos en carpeta, vendrían años de tranquilidad para los habitantes de La Higuera. Sin embargo, en septiembre de 2013, la empresa Andes Iron ingresaba el proyecto Dominga a evaluación ambiental. Compuesto por dos minas a rajo abierto y un puerto. Dominga produciría 12 millones de toneladas de concentrado de hierro y 150 mil toneladas de concentrado de cobre al año en sólo 22 años de vida útil.

En el último tiempo, La Higuera ha visto crecer exponencialmente el turismo. Si en 1998, poco menos mil personas visitaron la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, el año 2015 el número se disparó a más de 53 mil. Un estudio de Sernatur identificó esta zona como una de las áreas silvestre protegidas propicias para el desarrollo del turismo sustentable, por su gran belleza escénica y por ser un lugar privilegiado para el avistamiento de cetáceos, mamíferos marinos y avifauna. Además, los pescadores han visto crecer sus capturas de locos y machas gracias a las áreas de manejo que les han permitido explotar los recursos de manera sustentable.

Dentro de las próximas semanas, el SEA de Coquimbo deberá poner fin a un largo y cuestionado proceso de evaluación ambiental de Dominga, en el cual diversas autoridades públicas y privadas hicieron observaciones al estudio de impacto ambiental presentado por Andes Iron. Al analizarlas, nos encontramos con que en variadas oportunidades las entidades ambientales cuestionaron, entre otras cosas, que la empresa había subestimado el área de influencia marina que tendría Dominga, al no considerar las rutas de navegación que usarían las embarcaciones encargadas de transportar el mineral.

En esta zona habita alrededor del 80% de la población mundial del pingüino de Humboldt, especie en estado vulnerable. Asimismo, es lugar de reproducción, alimentación y migración de animales como el chungungo, el pato yunco, las ballenas azul y fin, todos en peligro de extinción y que estarían en serio peligro de aprobarse Dominga.

A principios de enero se produjo el cierre del proceso de participación ciudadana del proyecto de Andes Iron. Ahora solo queda esperar. ¿Vale la pena arruinar de manera irreversible este ecosistema por una minera que tendrá una vida útil de apenas 22 años? Darle el vamos a proyectos minero-portuarios en La Higuera sería un grave error, demostraría que nuestras autoridades están dispuestas a sacrificar para siempre una zona de incalculable valor medioambiental, por un proyecto que tiene fecha de vencimiento.

* Directora Ejecutiva Oceana Chile