“Sebastián ha dicho una cosa que va a cumplir y tiene que cumplirla, porque, de lo contrario, no tiene chances: Separar absolutamente los negocios de la política. Él debe contratar a señores que vivan no sé dónde, que no contesten el teléfono y diga, ‘yo me dedico a la política y no me hablan de negocios'”.

Eso fue lo que dijo esta mañana el expresidente de RN y exsenador designado, Carlos Larraín, en el programa Estadio Nacional de TVN al ser consultado por los dichos de Manuel José Ossandón de que “Bancard puede dañar a Piñera como el caso Caval afectó a Bachelet”.

Además, Larraín agregó que “yo no compararía las dos cosas, tampoco haría gran caudal con Caval. No me gusta ese tono. No podemos seguir rebajando la política. No podemos”.

Junto a eso, el hoy vicepresidente de RN también habló de Alejandro Guillier diciendo primero que el senador “tiene una gran ventaja, ya que pertenece al mundo radical. Y yo soy gran admirador de esa forma de hacer política, tiene esa tranquilidad, esa cosa no absolutista”.

De todas formas, luego lo dejó chiquitito al compararlo con el expresidente Piñera, al decir que no lo consideraba una amenaza a su “candidatura” y que enfrentados ambos “se examinan distintos puntos de vista. Vamos comparando: este señor no tiene respuestas, Piñera si las tiene; no tiene experiencia y Piñera sí, porque fue presidente”.