La querella presentada por el Gobierno tras el atentado explosivo que sufrió el presidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche, arrojó un nuevo datito que podría despejar las dudas respecto de las responsabilidades de este hecho.

Según consigna el diario El Mercurio, el documento de nueve carillas expone que “el paquete en cuestión habría sido enviado al domicilio de Óscar Landerretche desde una sucursal de la empresa Chilexpress ubicada en la comuna de San Joaquín”.

En ese sentido se afirma que el viernes a las 17:50 horas “se recibió un paquete imitativo de una encomienda por parte de la asesora del hogar, quien lo ingresó al inmueble. A continuación, Óscar Landerretche, en compañía de la asesora del hogar, abrió el paquete en cuestión, el cual resultó ser un artefacto explosivo que explotó”.

Ahora la fiscalía fijará la lupa en descubrir cuál fue la ruta exacta que realizó esta encomienda.

De acuerdo al matutino, el grupo ecoterrorista, Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) se adjudicó el ataque a través de una carta en la que adjuntan fotos del artefacto. Eso sí, hablan de otra empresa de correos:

“Viernes 13 de enero de la era del crucificado, 10 de la mañana y entramos en una de las tantas sucursales de Correos de Chile. Una corta espera y ‘hola, quiero mandar este paquete’, de ahí en más no dijimos ninguna palabra más, ahh ‘gracias’. Estos locos del correo son tan bakanes que si les pagas más el paquete te lo envían en el mismo día, yeaaaah, al toque sacamos las tres lucas de más, siiii po’, pa’ que llegara en la tarde. Y bueno, después la heridas del bastardo y el caos en los medios de comunicación, en fin”.