Una demanda por prestaciones contractuales adeudas por más de 83 millones de pesos interpuso la exrectora de la Universidad de Arte y Ciencias Sociales (Arcis), Elisa Neumann, en el Primer de Letras del Trabajo de Santiago contra la institución de educación superior que arrastra una crisis desde inicios de 2014.  La crisis se arrastra desde la administración de órganos ligados al PC y es de tal magnitud que encuentra intervenida por un administrador provisional desde julio de 2015.

Neumann, que pasó de la presidencia ejecutiva de Arcis a la rectoría en agosto de 2014 tras la renuncia de René Leal -quien salió del cargo por la denuncia del uso de la tarjeta de crédito institucional para gastos personales como la cuenta del gas y otras compras-, ingresó su segunda demanda consecutiva contra el plantel universitario en noviembre pasado.

Según relata en la demanda, la también exdirectora de la Escuela de Psicología de Arcis reclama que desde la llegada del administrador provisional de la universidad, Patricio Velasco, su sueldo fue rebajado “sin previo finiquito del contrato respectivo ni concierto ni asentimiento” por parte de ella.

Si bien el 27 de octubre pasado logró un avenimiento con la universidad tras demandar por despido injustificado y la Corporación Arcis deberá cancelarle más de 20 millones de pesos en los próximos meses, Neumann volvió a demandar a la institución a la que perteneció 18 años por el no pago de su sueldo como rectora por poco más de 78 millones de pesos.

A ese monto se suman otras deudas por aguinaldos de navidad y fiestas patrias; bonos de vacaciones, colación, movilización; y por otras actividades como exámenes de grado realizadas por ella, que en conjunto con lo anterior llegan a la suma de $83.797.075.

Según relata Neumann en su demanda, ella recibía como rectora una remuneración que ascendía a $3.722.000 desde agosto de 2014 y luego aceptó rebajar su sueldo temporalmente en febrero de 2015 en cerca de 500 mil pesos, pero su remuneración debía volver a la cifra anterior en enero de 2016, con reajustes.

Y agrega que en octubre de 2015, cuando asumió el administrador provisional, se le cesó del cargo como rectora gravando su sueldo “sin previo finiquito del contrato respectivo ni concierto ni asentimiento de mi parte, rebajando mi renta al monto de $1.700.000”.

Según el abogado Jorge Blas, que representa a Neumann, “todo lo que se está cobrando ahí está acreditado con documentos, testimonios y una cantidad de antecedentes que estamos en este momento ya reproduciendo”.

El jurista agrega que el itinerario de las deudas que reclama la exrectora “están concentradas justamente en efectos típicos de su contrato laboral, que implica cada uno de los rubros nombrados en la demanda, que suman una cantidad que es la que estamos cobrando, prácticamente 80 millones de pesos”

Arcis acusa a Neumann de subirse el sueldo

La respuesta de Arcis mediante la contestación de la demanda en el Juzgado Laboral señala que la exrectora efectivamente recibió un sueldo cercano a los 3 millones 700 mil pesos durante su mandato, pero que esa remuneración se redujo y volvió al monto de directora de carrera, que era su cargo anterior a la rectoría.

“Si ella dejó de prestar servicios como rectora porque así lo expone la ley, porque la universidad estaba intervenida, no tiene ningún sentido seguir cobrando como si fuera rector. Y otra parte de las prestaciones que ella reclama proviene de su mandato y anteriormente, entonces, básicamente se estaría demandando a ella misma”, señala el abogado de Arcis, Felipe Navarrete.

La universidad además señala que la remuneración de la exrectora posterior a la llegada del administrador Provisional incluía funciones como dictar clases, corregir pruebas y participar en exámenes de grado o título, por lo que no correspondía que mantuviera la remuneración que ella demanda.

Pero en el documento la universidad también hace una dura acusación contra Neumann. La contestación de la demanda denuncia a la exrectora de haberse subido el sueldo base en julio de 2015 incluyendo en sus liquidaciones haberes inexistentes como “clases” y “examen de grado y proceso”, algo que además ocurrió poco antes de una “inminente” intervención del Ministerio de Educación en el plantel a través de un Administrador Provisional.

El texto agrega que en esa época además “la universidad no estaba pagando las remuneraciones a sus trabajadores, de modo que resulta francamente sospechoso que la máxima autoridad unipersonal de la misma haya decidido aumentar su sueldo base y pretender cobrar diversos emolumentos cuya fuente no existe, alegando ahora ‘pactos tácitos’”.

“Esa es una acusación que esta muy cerca de ser injuriosa y calumniosa porque la rectora de la universidad, como todo rector, depende del consejo, de tal manera que se le está acusando -yo no sé si con mala intención, mala fe o simplemente porque el abogado ha improvisado mucho- para poder defender una situación que es indefendible”, señaló sobre este tema el abogado defensor de Neumann.

Además, el abogado dice que es el consejo de la universidad es el que debe aprobar o desaprobar o autorizar las rentas de los docentes y de sus organismos superiores. “O sea que, no es autónoma la persona de la rectora como para decir ‘yo me voy a subir el sueldo’. Tampoco lo es el administrador. Si el administrador está ganando en este momento $6.500.000, entiendo que es una remuneración que la ha asignado el Mineduc, no creo que se la haya asignado él”.

En efecto, la universidad acompañó como documento anexo a la contestación de la demanda la Resolución Exenta número 5150 del Ministerio de Educación, donde se designa a un administrador provisional para Arcis y se dictamina que Patricio Velasco asuma esa función, con fecha 17 de julio de 2015.

En ella además se señala que los honorarios mensuales del administrador provisional ascenderán a la suma de $ 6.500.000.- (seis millones quinientos mil pesos) los que deberán ser pagados conforme lo dispuesto en el artículo 13, inciso cuarto de la Ley nº 20.800.

Es decir, el administrador provisional actual de Arcis recibe casi tres millones de pesos más que los que recibía la exrectora. Consultado por esto, el abogado Felipe Navarrete señala que “la remuneración que aparece ahí no ha sido pagada… La persona que menos ha cobrado en este tiempo es el administrador provisional. Creo que ha cobrado dos o tres sueldos”.

Además, el jurista que representa a Arcis en este juicio señala que lejos de ser un cargo glamoroso y sencillo ha tenido otros problemas derivados de la administración anterior. Entre ellos, el recibir varias órdenes de arresto como representante legal de la universidad por la deuda previsional de varios trabajadores.

“Producto de esa deuda, hay una serie de órdenes de arresto que afectan al representante legal, que en este caso es el administrador provisional. O sea, de una persona que está haciéndose cargo de la administración provisional sin recibir sueldos, sin recibir asignaciones directas del Ministerio para palear de algún modo la crisis, y que además se ve expuesto a apremios como órdenes de arresto en su contra”, señala Navarrete.

Con todo, este litigio entre la exrectora Neumann y la universidad en la que se desempeñó 18 años podría terminar el próximo 20 de febrero, cuando se realice la audiencia de juicio programada por el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago.

Elisa Neumann, rectora de Arcis: “Que una institución esté en crisis es parte de la existencia humana” – The Clinic Online