Según un documento de la carpeta de investigación en el caso del senador DC, Patricio Walker, quien era indagado por un eventual cohecho tras solicitar dineros a la federación de industriales pesqueros para la campaña del diputado Iván Fuentes, su cuenta de correo electrónico no fue hackeada sino que borraron la carpeta de correos recibidos.

El documento emitido por Informática del Senado asegura que se trató de un acceso autorizado a la cuenta, es decir, mediante contraseña: “Se puede comprobar que es un caso de phising, donde se le ha proporcionado el acceso de cuenta a un tercero”, según la información publicada hoy por La Segunda.

El 14 de julio Walker se comunicó con Google para intentar recuperar los correos, recién el 12 de diciembre el gigante de internet le contestó que no era posible recuperarlos.

De todos modos, Fiscalía no podrá seguir investigando ni realizando más diligencias, porque la Corte de Apelaciones de Coyhaique sobreseyó la causa del parlamentario.