En el Pleno del Comité Central del Partido Socialista se ratificó la decisión de realizar una consulta ciudadana el 23 de abril para definir a su candidato presidencial, tal como se había zanjado en el Comité Central anterior, desechando así que Ricardo Lagos sea proclamado en esta jornada.

La votación fue de 58 a favor, cero en contra y 24 abstenciones. Así, se impuso la alternativa propuesta por la mayoría de la directiva PS, encabezada por su presidenta Isabel Allende y solicitada por el ex ministro José Miguel Insulza y el abogado Fernando Atria, ambos precandidatos del partido, aunque casi sin figuración en las encuestas.

Allende durante su intervención en el Pleno se defendió de las criticas que ha recibido por una supuesta falta de liderazgo en la definición presidencial.

En esa línea, la senadora expresó que “los socialistas definimos un cronograma para tomar nuestras decisiones, bajo los principios de preservar la unidad partidaria y garantizar a todos los precandidatos del partido, la posibilidad de desplegarse por el país con sus planteamientos, dirimiendo nuestras opciones mediante el mecanismo más democrático y participativo posible”.

“Este camino, creemos, que ha sido el adecuado y en los tiempos correctos. Sin embargo, hay quienes han criticado la actitud de la dirección. Hay quienes creen ver en las decisiones que hemos adoptado colectivamente, un déficit de liderazgo”, sostuvo.

Como respuesta a sus críticos, la senadora manifestó que “compañeros, la política no es imposición, sino una construcción colectiva para avanzar. La unidad del Partido Socialista no es algo banal, sino que es prioritaria. Cuando el Partido no ha logrado desarrollar un diálogo político inclusivo, ha abierto las puertas para la división y el fracaso”, concluyó.