Marco Enríquez-Ominami (MEO), líder del PRO y candidato presidencial, el 11 de enero pasado presentó una demanda contra Estado de Chile por daño moral y exige el pago de $100 millones como reparación por la muerte de su padre, el secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Miguel Enríquez.

Según informa el Mercurio, el documento de MEO fue presentado por el abogado Hernán Fernández e iba dirigido al ministro Mario Carroza, quien investiga la participación de los agentes de la DINA en el asesinato del líder del MIR.

Los argumentos para demandar al Estado son los daños morales sufridos por el ex parlamentario, desde su niñez hasta la adolescencia, cuando regresó del exilio.

Por ejemplo, el documento señala que a Enríquez-Ominami “se lo juzgaba por lo que hacía o por lo que no podía hacer. Por no ser el heredero que esperaban de su padre, fue también agredido y hostigado”.

Al ser consultado sobre la decisión, MEO comentó “lo consulté con mi círculo familiar más íntimo. Es una decisión personal que no es a nombre de la familia. Soy yo quien decidió dar este paso (…) Me causa mucho dolor. No es que uno disfrute a los 43 años revivir el asesinato de su padre”.

De todos modos, en caso que el Estado lo indemnice, la demanda aclara que los dineros serán destinados “a una institución humanitaria privada dedicada a la protección y defensa de los derechos de los niños y niñas residentes o inmigrantes en Chile”.