Quillón, localidad ubicada a mitad de camino entre Chillán y Concepción, batió un récord histórico este jueves luego que los termómetros marcaran 44.9 grados a la sombra.

Este registro se dio debido a los incendios y varios factores ambientales que se conjugaron para hacer de esta ciudad literalmente un horno.

Otra de las zonas azotadas por los siniestros forestales es Cauquenes, ciudad que también batió todos los récords de la región al marcar 44.5 grados.

Según un listado compartido en Twitter por el meteorólogo Eduardo Sáez de la Dirección Meteorológica de Chile, otros poblados de la región superaron largamente los cuarenta grados.

Es así como en Quinchamalí se registraron 42.8 grados, en Ninhué 42.6 y en Bulnes 42.5 grados, rompiendo los récords locales.