Un verdadero balde de agua fría recibió la Presidenta Bachelet, luego de alcanzar su nivel más alto de desaprobación en este mandato en la encuesta Cadem, en una semana marcada por los incendios forestales y las críticas a la posible lentitud al momento de actuar por parte del Gobierno.

Según consigna La Tercera, el sondeo que se realizó entre el miércoles arrojó que la Mandataria aumentó 10 puntos en su nivel de rechazo, quedando con un 75% de desaprobación.

Por su parte, la Jefa de Estado quedó con sólo un 18% de aprobación, 6 puntos menos en consideración con la semana pasada.

Esta cifra sólo había sido alcanzada cuando se profundizaron las protestas en torno al cuestionado sistema de las AFP en Chile y cuando la ex ministra Javiera Blanco fue interpelada por los bullados casos de los jubilazos en Gendarmería y el caso Sename.

De acuerdo al matutino, el gerente de Asuntos Públicos de Cadem, Roberto Izikson sostuvo que “la Presidenta Bachelet, después de esta crisis, está en su peor momento. Nunca había estado más alta la desaprobación”.

Añadió que “en el fondo, tiene directa relación con la evaluación que hizo la opinión pública de la gestión del gobierno en el incendio”.

El gobierno, en tanto, registró un 82% de rechazo (+8), al mismo tiempo que su aprobación quedó en 11% (-4).

En este sentido, Izikson sostuvo que “el gobierno está más castigado que la Presidenta, pero la variación en la aprobación fue mucho más significativa en la Presidenta que en el gobierno. Eso quiere decir que la que se llevó el principal golpe fue Bachelet, no sus ministros”.

A renglón seguido, indicó que “la brecha entre la aprobación y la desaprobación es la más alta que ha registrado la serie. Nosotros la hemos seguido semana a semana desde el 11 de marzo del 2014 (día en que asumió su segundo gobierno), y éste, sin dudas, es un hecho inédito, sólo comparable al impacto que tuvo el caso Caval en la imagen de la Presidenta”.

Frente a la consulta “¿Me podría decir si usted está de acuerdo o en desacuerdo con que el gobierno tomó las decisiones de forma oportuna y adecuada para enfrentar la emergencia?”, un 75% contestó que no lo ha hecho bien, mientras que sólo un 22% se la juega por la buena gestión del Gobierno.