Gabriela Pérez fue jueza hace tres años en la investigación por delitos de uso de cámaras ocultas en recinto privado que se llevó a cabo en contra del senador y actual candidato presidencial, Alejandro Guillier.

Hoy en entrevista con el diario El Mercurio, aseguró que no le gusta para nada la idea de que el periodista pudiera resultar electo mandatario de Chile.

Respecto al caso, indicó que el parlamentario fue quien “autorizó la cámara oculta”, y que “los otros obedecieron y participaron directamente”.

Sobre su aspiración presidencial, Pérez aseguró sin pelos en la lengua que “no votaría” por Guillier ya que ha caído en “un contrasentido en la manera de presentarse, porque dice que es lejano a la política y resulta que es senador. En las intervenciones que le he escuchado, dice que hay que acercarse a la gente, pero no conocemos su programa”.

Añadió que no le tiene “ninguna confianza” y “no me cuesta decirlo. A mí me perjudicó, según lo que me dijo Carlos Maldonado, pero yo no le guardo rencor por eso. Cada cual utiliza las cosas como se le ocurra”.

A renglón seguido admitió que “no me gustaría que fuera Presidente, y lo digo con todas sus letras. Aunque me vengan a poner una bomba y me digan ‘vieja tal por cual’, porque todavía me queda una neurona buena”.

Respecto al bullado caso que debió revisar, indicó que tuvo consecuencias su actuar porque “fui criticada antes de la condena (…) Fernando Paulsen, decía que yo era una descriteriada, que yo era tonta…bueno… y el otro le coreaba”.