La medida anunciada por el Servel para simplificar el refichaje de los militantes de los partidos tradicionales, a través de correo electrónico y copia escaneada del carnet de identidad, desató la furia de las fuerzas políticas emergentes. La iniciativa fue leída como una concesión a la Nueva Mayoría y Chile Vamos para que logren las metas establecidas por la nueva Ley de Partidos, que estipula deben tener 18 mil refichados al 14 de abril para quedar constituidos como tales, participar de las elecciones y recibir financiamiento público.

Tras la oleada de críticas al Servel, el presidente del organismo, Patricio Santamaría, se reunió con dirigentes de Amplitud para tratar el tema. En el encuentro, los miembros de la mesa directiva Mario Villalobos y Patricio Nawraht, solicitaron a Santamaría que también se busquen mecanismos para facilitar la inscripción en los partidos en formación, ya que en estos casos, los nuevos militantes tienen que firmar ante notario, lo que hace más lento y dificultoso el proceso.

Según los asistentes a la reunión, la solicitud tuvo una buena acogida del Servel. Santamaría anunció que se evaluará algún mecanismo electrónico par simplificar la inscripción de los militantes de los partidos en formación en el próximo Consejo Directivo el 13 y 14 de febrero. De esa forma se buscará equilibrar las exigencias entre las colectividades nuevas y antiguas.

A la salida de la cita, el vicepresidente de Amplitud, Patrcio Nawrat comentó “es importante que se den la facilidades para que existan más competencia, más partidos y alternativas al duopolio actual. El Servel está en la linea de otorgar esas facilidades. Nos vamos contentos, con una muy buena noticia porque se va estudiar las posibilidad de algún sistema electrónico para que, según las leyes vigentes, exista un trato igualitario, sobre todo para los que ya estamos constituidos en varias regiones”.

El vendaval de criticas

Desde que se conoció el nuevo mecanismo para refichar a los militates de los partidos tradicionales, el martes pasado, dirigentes de todos los sectores como Giorgio Jackson de RD, Gabiel Boric del Movimiento Autonomista, Vlado Mirosevic del partido Liberal, Jorge Saint Jeain en Evopolí realizaron fuertes cuestionamientos a la labor del Servel y acusaron que cedió a las presiones de los partidos.

“Es una vergüenza y es escandaloso que partidos que hemos visto que estaban inflados artificialmente, por el hecho de que no logren convocar a su propia supuesta militancia a reinscribirse, faciliten o hagan un cambio en las reglas del juego y hoy día nos enteremos de que producto de presiones de estos partidos el Servel haya cedido a esto”, lanzó Boric y agregó “si hay partidos que en algún momento fueron importantes, pero que hoy día no lo son, llegó la hora de que den un paso al costado”.

“Una vergüenza los privilegios que piden los partidos tradicionales. Ni siquiera fueron capaces de cumplir con las normas flexibles que se autoimpusieron y ahora quieren más”, recalcó Vlado Mirosevic.

Giorgio Jackson aseguró que “hicieron un traje a la medida de los partidos políticos tradicionales que no logran convocar a la ciudadanía, que no logran refichar a sus militantes que evidencian que tenían padrones inventados, hiperinflados, como se suponía que estaban. Las posibilidades de un fraude, de un gran tongo con respecto a la reinscripción de militantes, puede ser gigantesca. Me parece vergonzoso que el Servel, al que le dimos autonomía para ejercer sus funciones, haya cedido de esta manera ante las presiones de los partidos, me parece inaceptable y pone en riesgo nuestro sistema partidario”.

La situación también fue condenada por los profesionales de Espacio Público, incluido Eduardo Engel, promotor de la agenda de probidad y fortalecimiento de la democracia. En una declaración pública recordaron que fueron los propios partidos tradicionales quienes fijaron los plazos para el refichaje.

“Entendemos que las consecuencias políticas y electorales pueden ser gravosas para los partidos. Sin embargo, como señalamos, las cifras y plazos establecidos fueron determinados por los mismos partidos con representación parlamentaria hace 9 meses y fueron también ellos quienes establecieron las consecuencias de no cumplir con esta exigencia. Tampoco se trata de una barrera demasiado alta, 18 mil afiliados (menos del 0,2% de los habitantes mayores de 18 años del país) es una exigencia más que razonable para un partido de carácter nacional”, afirmaron.