Guillermo Pino y Adolfo Moreno

Adolfo Moreno vive hace 21 años en Bajos de Mena, la población de Puente Alto que se transformó en el símbolo de los fracasos de las políticas de vivienda implementadas por la Concertación. Moreno camina por la calle De Servicio y muestra los cambios que se han logrado durante los últimos años tras la intervención de la zona. A pesar de que es imposible hablar de Bajos de Mena sin asociarla a delincuencia, hacinamientos y drogas, Moreno cree lo contrario.

Por eso, el pasado 16 de diciembre junto a otros pobladores se reunió y formaron el canal “Bajos de Mena Tevé”, un espacio en Youtube con el que pretenden hacer contrainformación y mostrar lo que el resto de los medios tradicionales, a juicio de Moreno, muchas veces se niegan a exhibir.

La plataforma, que ha logrado cientos de reproducciones a las notas que han hecho hasta ahora, también busca informar a los vecinos y vecinas sobre las distintas actividades que se realizan como la música, el deporte y adelantan que uno de sus grandes proyectos es: contar a través de documentales historias como la emblemática Villa El Volcán.

–La posibilidad de crear un canal nace por una cuestión de que nos sentíamos que hablaban de nosotros y peor que eso, la gente se estaba creyendo el cuento de las malas cosas que escuchaban – explica Moreno, desde el tercer piso del block ubicado en la calle Francisco Coloane donde estará “Bajos de Mena tevé”, y adelanta que ya subieron los primeros mini reportajes audiovisuales.

Entre la parrilla de contenidos que tendrá este canal televisivo, se dará un enfoque especial a las propuestas que hagan los pobladores en distintas instancias, como las meriendas que tuvieron junto a Moreno y a otros residentes que están entusiasmados con este proyecto durante enero.

–Con la creación de nuestro canal y con la radio que funciona desde hace dos años, espero que se complementen para que haya una buena cobertura. Creo que en un momento va a salir un artista o un futbolista de aquí y queremos que tengan sus oportunidades porque nosotros las que tuvimos fueron pocas– añade Guillermo Pino, inquilino en la Villa Cerro Morado desde la misma época que Adolfo, integrante del canal televisivo que está en marcha y entrenador de las juveniles del equipo de fútbol “Los Pumas” de Bajos de Mena.

Las futuras estrellas

Sebastián Cifuentes -egresado de la carrera de Dirección Audiovisual- cuenta cómo ayudaron a conseguirle plata al proyecto televisivo que mantiene entusiasmado a los puentealtinos de Bajos de Mena. Él trabaja en Mapa Fílmico de un país (MAFI) y relata que en una iniciativa de “Santiago es Mío” del Consejo Nacional de Cultura, ofrecían financiamiento vía licitación para hacer una residencia artística. Tras ganarse el proyecto que bordea alrededor de los $17 millones, se pusieron a trabajar con la socióloga Javiera Manzi y con su colega Natalia Luque para analizar cómo podrían dejar un legado.

Una de sus prioridades al ganarse el dinero consistió en elegir un sector que se considere un barrio vulnerable y hacer proyectos culturales con esa comunidad. Cifuentes explica que eligieron un barrio de Independencia, pero después cambiaron de opinión porque se dieron cuenta que Bajos de Mena tenía mayor potencial.

Entonces, a fines de octubre, tuvieron el primer contacto con Guillermo Pino e hicieron un período de diagnóstico que duró hasta el 15 de diciembre y a la principal conclusión que llegaron los miembros de MAFI fue que habían realizado una buena elección. Según su perspectiva, la mejor forma de aportar culturalmente es a través de los equipos que adquirirán para realizar un canal de televisión.

–Creo que se han empezado a mostrar otras cosas en Bajos de Mena, y no todos los vecinos son delincuentes ni vienen al centro de Santiago a robar, cachai. Hay gente como en cualquier parte al final y lo que nosotros hacemos es hablar con los vecinos para saber qué quieren ver en este canal– dice Cifuentes, anunciando que en marzo ya está programado una especie de taller cazatalentos para los menores de edad y un documental que contará la historia de la Villa El Volcán.

 

Sueños de independencia

La radio sólo fue el primer paso. Moreno y Pino creen que la única manera de lograr la autonomía es contar con un medio de comunicación propio, sin depender tanto del municipio como pasaba en relación a las viviendas sociales. Después de acostumbrarse a ser conocidos por las “casas Copeva” hace dos décadas por las lluvias incesantes que azotaban a Santiago, los moradores que sobrepasan los 130 mil habitantes -superando a ciudades como Curicó- de las distintas villas de esta población dicen que es normal que lo llamen como: “El patio trasero de Puente Alto”.

También se sumó el desgaste que le significó la intervención estatal en el marco del programa “Segunda Oportunidad” durante el gobierno de La Alianza, que contemplaba la demolición de algunos blocks en las villas Cerro Morado y Francisco Coloane. Tras las rencillas entre los vecinos que se fueron y los que se quedaron, estos episodios se apaciguaron y van quedando en el olvido porque dio espacio a que, lentamente, aparecieran otros servicios que antes eran impensables.

–La idea es que también se encuentren páginas que cuenten de los lugares gourmet de Bajos de Mena. Si aquí también están las picadas y en la noche se venden comidas como su completito o pizzas- dice Moreno.

– Como los sushi que han ido apareciendo y que la gente no sabe. Hasta te lo van a dejar a domicilio, así que con eso tú te das cuenta y decí: ¡están cambiada las cosas!- complementa Guillermo.

Ambos se ríen. Coinciden en que dieron hartas peleas en su vida y expresan que ahora les queda tiempo para luchar por otros intereses. Con la construcción de viviendas en marcha tras llegar a nuevos acuerdos con el Ministerio de Vivienda hace unos meses, sólo les quedaría una de las últimas aspiraciones que tienen los residentes de todas las villas de esta población:

– Yo sueño con que Bajos de Mena en algún momento sea una comuna– sentencia Guillermo y Adolfo asiente con la mirada; saben que Bajos de Mena TeVé es esencial para cumplir con su principal deseo de erigirse como un territorio independiente en la Región Metropolitana.