Buenos Aires rinde hoy homenaje al típico “choripán” argentino con el primer festival gastronómico dedicado exclusivamente a este emblemático bocadillo de chorizo a la parrilla que cuenta con las propuestas revolucionarias de restaurantes que “con mucho respeto” buscan reinventarlo.

“Nos tomamos el atrevimiento como cocineros de partir de la base de un alimento tan emblemático, tan difundido, tan caro al sentimiento culinario de los argentinos”, señala en una entrevista Claudio Gómez, uno de los propietarios de “Los Infernales”, un restaurante porteño de comida al paso algo diferente.

En su puesto, el cocinero presenta sus productos ante el público “con mucho respeto a las materias primas, que no son ni el cerdo ni la carne de vaca, las habituales”.

Es el caso de su choripán de carne de ñandú que, según destaca, también es “muy argentino”, o el de hongos y tomates secos, un guiño al público vegetariano.

En el festival, el primero dedicado exclusivamente al mítico bocadillo que está presente en todas las parrillas del país austral, también destacan el de ternera con cebollas asadas en pan árabe de Logia Chori, el relleno con dátiles, pimientos y queso de Le Grill o hasta una opción “sin conservantes ni colorantes” servida en un pan de manteca y leche, como propone Krioyo.

“Me encantó. Nunca había comido un ‘chori’ gourmet y me pareció muy innovador”, cuenta a Efe una de las asistentes al evento, Carolina Reinaldi, mientras saborea la propuesta de Logia Chori, que también lleva humus, algo que, según dice “aunque no lo parezca, le va”.

Tanto ella como su acompañante, Belén Viglioglia, consideran que el choripán “debe evolucionar” con alternativas de este tipo.

Para Gómez, esta revolución del “chori” debe hacerse con cuidado, ya que se trata de un alimento muy respetado por los argentinos, ya que, a su juicio, te permite tener la sensación de estar comiendo algo tan típico en el país como un asado, “una pequeña porción de eso, con su salsa y su pan”.