“No estoy apoyando al periodista de 2003, sino al candidato de 2017”, responde Jaime Parada, concejal por Providencia y activista de la diversidad sexual, para explicar por qué decidió sumarse a la candidatura presidencial del senador Alejandro Guillier. 

Parada dice a El Mercurio que “el liderazgo de Guillier le puede hacer muy bien a Chile”, pues este país está cansado de los ungidos.

Al respecto recuerda la entrevista a Luisa Durán, la que refiere que llevaba un tono de soberbia y desconexión con el Chile real que en la práctica grafica la candidatura de Lagos,

Por contrapartida, afirma que Guillier es lo contrario, ya que “se ha presentado, desde que salió senador, con horizontalidad”.

Parada también desestima las afirmaciones que aseguran que el problema con Guillier es que no hay claridad respecto de sus ideas. “Es un poco caprichosa esa afirmación. Guillier lleva unos años siendo senador y ya sabemos cómo piensa. Él todavía es precandidato, entonces exigirle una definición en todos los temas me parece que no es necesario. Personas que nos hemos unido a esa candidatura lo hacemos con la intención de nutrir esa agenda. Yo soy activista en temas de la diversidad sexual, la diversidad en general, la agenda de migraciones, matrimonio igualitario y adopción de parejas del mismo género. En mi posición me encantaría poder ayudarlo”.

Sobre los cuestionamiento a cómo actuó como periodista en el caso del juez Calvo, Parada despeja dudas. “Yo me he sumado este año a la candidatura sin pensar esa cosa purista de que el candidato deba estar libre de todo pecado. En el mundo no existen personas que puedan decir que no han cometido errores. Me interesa el candidato de 2017, quien representa valores a los cuales me siento afín. Y no el periodista del año 2003, una persona con la cual yo no tuve relación. Creo que ha vivido una evolución importante desde periodista a político y creo que lo ha hecho muy bien”.