Ni bien había terminado el Festival de La Serena 2017, que en esta oportunidad se transformó en un centro de acopio para ir en ayuda de los damnificados por los incendios,  cuando el líder de Illapu, Roberto Márquez, banda aplaudida en el evento, hizo una dura comparación de esta fiesta con otras donde la música chilena brilla por su ausencia.

“Olmué es un festival que se dice el festival del huaso y está lleno de cosas que no tienen nada que ver ni con el huaso ni con música chilena”, aseguró, cita el Observatodo.

La crítica más férrea del músico no fue en todo caso hacia Olmué, sino hacia la cita que viene… el Festival de Viña.

“Muchas veces ustedes escuchan decir lo difícil que es que haya artistas chilenos y muchas veces se alegran que haya una noche chilena. En un festival chileno, que haya una noche chilena, es una porquería”, lanzó.

Para Márquez, “la verdad es que el Festival de Viña nos da una vergüenza enorme, porque es un festival para privilegiar propuestas que no son nuestras. Es un festival que debería hacerse en Miami”.

Esta no es la primera vez que el líder de Illapu cuestiona el evento que se organiza en la Ciudad Jardín, lo propio ya había en 2006, cuando la banda estuvo invitada.

“Hoy tocaremos últimos en el Festival porque se privilegian grupos de afuera (…) Son esas las cosas que sentimos que tenemos que cambiar”, expresó entonces.

“El espectáculo mismo pasó a segundo plano y lo que ahora importa es una reina que no tiene nada que ver con la música.. Nosotros los artistas tenemos que responder a eso”, se quejaría además.