La delegada estudiantil del Liceo Benito Canónico de Guarenas en Caracas, Dulvi Tabarquino, asistió al clásico programa televisivo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamado “Los domingos con Maduro”, la nueva versión del famoso “Aló, presidente” del fallecido Hugo Chávez. Pero la transmisión que pretende ser la cara positiva de la revolución, terminó sacando lo peor de ella.

Segura de las carencias en su casa de estudios y con más de una solicitud por el desabastecimiento, Tabarquino exclamó que “mis compañeros de clase se desmayan de hambre. Necesitamos nuestro comedor porque tenemos 450 estudiantes sin desayuno y almuerzo”, en clara alusión a la eliminación del sistema de comidas que sufrieron hace dos años.

Rápidamente fue cuestionada por el mandatario, quien aclaró que los estudiantes deben salir a manifestarse a las calles cuando algo les falta, no quedarse con la ‘solicitud’.

Al problema alimenticio del instituto, se suman la falta de pupitres, pintura, luces y la necesidad de reparar el techo pues “la azotea se está cayendo”, agregó. En esta misma línea, expuso su molestia por la falta de seguridad dentro del liceo e hizo hincapié en la idea de instalar un portón para evitar los sucesivos robos de los que han sido víctimas.

El secuaz de Hugo Chávez envió al liceo a uno de sus viceministros y exigió un informe, mientras lamentaba que hubiese tenido que llegar a esa instancia para conocer esta realidad.

“Dieciocho años en el poder y no sabe la situación de liceos y escuelas nacionales. ¡La farsa de la revolución!”, respondió el ex candidato presidencial Henrique Capriles.

Para ver el video presiona aquí