Juan Pablo Marroquín se fue de tarro y contó uno de los secretos más desconocidos sobre su padre, el famoso narcotraficante colombiano, Pablo Escobar.

En su libro titulado “Pablo Escobar in fraganti: lo que mi padre nunca contó”, el autor por ejemplo relató cómo fueron las últimas 72 horas de su progenitor.

En ese sentido, dijo que “en esa etapa de su vida perdió todos los estribos. El perdió su amor por él mismo. Venía de haber arrasado media Colombia con su violencia y él mismo levantó el teléfono para que su llamada fuera identificada y lo encontraran“.

Por su parte, soltó sin pelos en la lengua que Escobar trabajó junto a la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

“Lo que se descubre con mi libro es que mi padre estaba trabajando para la CIA vendiendo cocaína para que ellos pudieran financiar su lucha anticomunista en toda centro América”.

Detalló que “esto ubica a mi padre en una historia en donde algunas cosas empiezan a encajar”.

“El negocio del narcotráfico es muy diferente a lo que soñamos. Lo que hacía la CIA era comprar los controles para que entrase la droga a su país y obtener un maravilloso negocio”, cerró.