Esta semana, el boletín “Mi turno” que revisan los trabajadores de Codelco cada mes, incluyó una entrevista al presidente del directorio de la firma, Óscar Landerretche, en la que se refiere al ataque con paquete explosivo que sufrió hace poco menos de un mes en su domicilio en La Reina.
Según consigna La Tercera, en dicha entrevista Landerretche afirmó que luego de recibir el ataque atribuido al grupo denominado “individualistas tendiendo a lo salvaje”, “no sabía si era sólo la explosión o había algo más, por lo que en el primer momento me aseguré de verificar cómo estaban todos: la señora Catalina, mi suegra, mi hija”.

Añadió que luego “lo que se me vino a la cabeza fue llamar a Nelson Pizarro (presidente ejecutivo de la cuprera), por si le hubieran mandado algo también a él. Pedí que llamaran a todos los directores y gerentes para que tuvieran cuidado con paquetes que recibieran en sus casas, y luego fue llamar (sic) al Ministerio del Interior para pedir ayuda de la policía”.

En otros pasajes, Landerretche sostuvo derechamente que “no sabemos si esto realmente es motivado por las cosas que estamos haciendo, también es posible que estén atentando contra nosotros por nuestra mera existencia, como lo han difundido quienes se lo atribuyen, aunque me cuesta creer un poco en eso”.

Enfatizó al respecto que “no hay que ser ingenuo con la información que se ha difundido, es posible que exista un grupo raro de gente desquiciada, pero también es posible que eso sea una fachada. En todo caso, tengo la mayor fe y tranquilidad en que la policía chilena va a descubrir la verdad”.

A renglón seguido, el ejecutivo indicó que “hemos implementado medidas a lo largo y ancho de la Corporación que han sido difíciles de aceptar porque son complejas, y es posible que en medio de eso -no digo que ésta sea la razón-, hayamos molestado a alguien. También es posible que hayamos molestado a alguien porque estamos tratando de sanear la relación financiera que tiene Codelco con el Estado”.

Ojalá, dijo, a los responsables “se les castigue de forma ejemplarizadora por lo que intentaron hacer, para que el siguiente desquiciado que se le ocurra hacer cosas para destruir nuestras libertades públicas, nuestra paz política como país, lo piense dos veces”.

“Yo creo que no sabemos de que se trató este atentado”, señaló, al mismo tiempo que recalcó que la indagatoria del caso “va a ser muy importante para que entendamos que clase de país, y que clase de sistema político tenemos”.