John Judd grabó este impresionante registro donde centenares de lobos marinos descansan, se alimentan y reproducen en el sector de Puñihuil en la Isla de Chiloé.

Para llegar a este lugar hay que primero viajar hasta Ancud y de ahí seguir un camino que lleva al poniente por el sector de Lechagua y avanzar unos 30 kilómetros hasta el Monumento natural Islotes de Puñihuil