Empezamos mal este año con los incendios forestales y muchas ciudades afectadas, pero ¿cómo vendrán los próximos meses?

-Coranzoncito lindo, el año del gallo de fuego ha traído sorpresas y ojalá que sea el fuego del amor… Estados Unidos está mirando con respeto a Chile, pero puedo aconsejarle al presidente que se tome un poco de valeriana porque es muy efusivo y está haciendo locuras en vez de un mandato positivo. En el caso de China, es un país con beneficios para Chile, pero le voy a decir una cosa: los rusos tienen algo muy milagroso y se pueden cortar todas las tensiones nerviosas si no se detienen los problemas que en este momento hay en el mundo entero. En la región, Argentina y Chile tienen lazo de amistad, Perú también anda bien con nosotros. Pero Bolivia, el presidente siempre quiere meter bocha para obtener votos y nada más. También le puedo decir que las guerras más pesadas que hay en el mundo entero son directamente del amor porque hay mucha separación.

Nos llevamos hartas sorpresas el año pasado, como la elección del presidente gringo que usted dice y otras más. Este año, ¿qué futuro nos depara a nosotros?

-Va a ser un poco débil. No se van a terminar y se vienen tensiones nerviosas porque un candidato que desea llegar a La Moneda no lo va a hacer. Por eso, si yo le prometo a mi público algo, tengo que cumplírselo. Lo que quiero decir es que para cuidar la caja del auto, lo que tienen que hacer es cuidar La Moneda. Y todos los partidos políticos para mí son ruedas, porque son las ruedas que deben dirigir el país de acuerdo para sacar siempre adelante y hacer gozo del prestigio que los chilenos les dan con los votos.

¿A qué se refiere con un candidato seguro? Ahora sólo se ven a Sebastián Piñera y a Alejandro Guillier.

-Pero se van a descubrir cosas, mijito lindo. Y uno se va a bajar y uno va a entrar porque no van a ser el Sí y el No. Aquí vienen más candidatos y no va a estar la apuesta entre Piñera y Guillier, porque viene otro candidato más, acuérdate de mí.

¿Es alguien que todavía no salió a la luz pública?

-No. También quiero decir que el señor (José Miguel) Insulza es un señor maravilloso, le mando cariño a sus hijas porque lo quiero mucho. Pero espero que se quede en la política en el extranjero y que no se meta en la política nacional porque va a ser un desacredito para él y se merece todo lo mejor, aunque no para presidente.

Tía Yoli, ¿qué puede decir de nuestra presidenta Bachelet que anda peleada en el amor con su hijo?

-Mire, yo soy madre y no me gusta que hablen de mi hijo, pero la embarró. La salpicó de problemas porque la mujer (Bachelet) lo estaba haciendo bien, pero el peor enemigo que tiene es su hijo. Ella ignoraba estas cosas.

¿Y no ve luces de reconciliación con su familia?

-Por supuesto. Somos todos hijos de Dios y nos tiene que perdonar a todos, ¿por qué a un ser humano no? Es un negocio más ese problema (refiriéndose a Caval).

Hace unos años en una entrevista con nuestro diario, dijo que se estaban destapando algunas ollas como SQM y Penta y aseguró que más cosas estallarían. Se supo hace poco de las pesqueras con Jacqueline van Rysselberghe…

-Y faltan más mijito. Estamos empezando y además te voy a hablar de la Nasa. Este año se va a revelar algo muy importante. No estamos solos porque estamos muy acompañados y no nos damos cuenta.

La ruda de Guede

Este es un año importante para la Roja, con un deté como Juan Antonio Pizzi y nos toca enfrentar la Confederaciones y las eliminatorias.

-Los chiquillos en ningún momento han sido malos para jugar. Se le pagan millones porque son buenos, pero como que tienen yeta y miedo a enfrentarse con un gallo más débil porque los chilenos son fuertes. Espero que vayan inseguros porque dicen ‘somos buenos’, pero tienen que buscar la pelota y fijarse en qué arco están. El señor argentino (Pizzi) está llevando bien el fútbol de nuestro país, aunque le falta un granito y nunca me han hecho caso. Deseo que vengan los chiquillos para bañarlos con mis extractos de flores para que boten lo malo y para que venga el éxito que tanto se esperan de ellos. Les hago la invitación a todos los jugadores.

En el año del gallo de fuego, ¿qué dice sobre los jugadores principales de la selección?

-Todos están parejitos porque están jugando muy bien, son buenos papás, han sabido invertir y los felicito porque cuando uno tiene plata, se les van los humos a la cabeza. Los chiquillos evadieron los humos para ser más en la vida. Lo único que les falta en el deporte es unirse más, concentrarse más en la bandera chilena.

Hablemos de su equipo regalón que es el Colo Colo. El ´91 cuando ganaron la Copa Libertadores, los jugadores la visitaban. ¿Qué le pasa ahora al club que no puede avanzar?

-Chile tiene Colo Colo como algo grande. Yo fui su madrina en los tiempos principales del club y ahora debe salir adelante en todo sentido porque la bandera chilena es Colo Colo. Entonces, tesoro, lo que le pasa es que tienen buenos entrenadores, pero les falta más concentración y nada más.

¿Extraña ser la madrina del club?

-Este club se ha olvidado de mí, pero los mejores años de Colo Colo es cuando yo llegué con el brasero al aeropuerto y le hice un sahumerio a los chiquillos.

¿Cómo fue lo del año pasado cuando Pablo Guede plantó la ruda en el Monumental y luego usted le dio el visto bueno?

-Corazoncito, para la ruda es muy importante que te bañes con vinagre, con ajo y con arroz. A él le faltaron algunos ingredientes, pero este argentino (Guede) que la lleva es movimiento seguro. Creer en el San Expedito y creer justamente en la ruda, es un buen elemento para que siga en cualquier parte que esté dirigiendo el fútbol. Y si le veo el futuro al caballero, desde aquí: Alameda 4308, le veo que tarde o temprano lo van a pelear desde otros continentes a este señor.

Cambiando de tema, ya que estamos en tiempos de amor, lo que se ve es que la gente se casa menos. ¿Habrá algún cambio en ese sentido?

-¿Para qué casarse si el fuego de la llama del amor se pierde? Una es por las drogas y otro es por los copetes. También las faldas muy cortas se calientan por otro lado y dejan la casa. Y la recomendación de Yolanda Sultana es: no a las peleas. Estas son en contra del matrimonio del noviazgo y tampoco la juventud no quiere tener guaguas. Somos un país de viejos.

Y, ¿algún comentario para los próximos meses del año?

-Siempre se habla en contra del Festival de Viña. No corazón, no hay que ser así porque siempre se llena porque los turistas de muchos años eligen llegar a Chile en estos tiempos para estar en el festival. O sea, que canten bien o que canten mal, no sea aturdidos los chilenos, porque sale uno francés o inglés: lo avivan. Y nosotros ni entendimos la letra. Espero que le den más votos a la gente chilena que canta también bien y que se le dé su verdadera gaviota.