Durante las primeras horas de este viernes, la justicia de Rumania dio luz verde a la extradición del ingeniero comercial, Rafael Garay, quien se encuentra acusado por múltiples estafas en Chile.

El sensei del kudo pretendía evitar esta determinación, acusando que los tribunales de Chile no le ofrecían un procedimiento realmente “justo”.

Vale decir que en septiembre de 2016, previo a Fiestas Patrias, al autodenominado economista se le perdió el rastro, generando así una denuncia por presunta desgracia efectuada por su ex abogado. Pese a que la principal tesis era que se encontraba en Francia realizándose un tratamiento por su supuesto cáncer al cerebro, lo cierto es que se encontraba en la ciudad de Brasov en Rumania, intentando casarse con una mujer de esa nacionalidad.

En paralelo a todo lo que acontecía por esos lugares del mundo, en Chile el Ministerio Público creaba una investigación desformalizada tras recibir un montón de denuncias contra Garay por posible estafa, lo que desencadenó en un requerimiento internacional contra su figura por 36 delitos de esta índole.

Hay que mencionar que Garay no apeló a la resolución de los tribunales en Rumania, todo esto aunque tiene el derecho de apelar en un plazo de 5 díaspor escrito ante la Corte Suprema.

Con esto, el autodenominado economista debería volver a Chile el 18 de marzo si es que todo fluye de manera continuada.