Guagua apocalíptica

A pesar de que nunca hubo información precisa, este mito se convirtió en noticia nacional. Entre el 10 y el 15 de marzo del 2002, una guagua habría nacido en el hospital Base de Puerto Montt, con serias capacidades predictivas. Y con una llamativa noción de belleza.

El rumor, que replicaron varios medios nacionales, se contó más o menos así: una chilota habría viajado hasta Puerto Montt para parir a su hijo. Cuando una matrona del hospital lo tomó en brazos y lo miró con detención, soltó: “¡qué fea la guagua!”.

En ese preciso momento, persuadido por el insulto a su apariencia, el bebé la habría mirado fijamente a los ojos para luego lanzarle una profecía: “más feo será lo que ocurra el 15 de mayo”.

El mensaje del menor se extendió por todo Chile. Varios anotaron la fecha con rojo para estar preparados. Poco importó las declaraciones de los funcionarios del hospital que recalcaban todos los días que era una absoluta mentira, y que ninguna matrona tuvo esa experiencia. El 15 de mayo de 2002 en Puerto Montt estuvo nublado, como cualquier otro día.


 

Filipino embarazado

Hubo doctores que lo confirmaron. En serio. Carlo, que en realidad se llamaba Edwin Bayron, de 32 años en 1992, era un filipino que aseguró ser el primer hombre de la historia embarazado.

El secretario de Salud de Filipinas, doctores y un par de periodistas, tras visitarlo a principios de 1992, dijeron ser testigos del insólito hecho. Incluso un reportero, tan chanta como Bayron, dijo haber sentido las patadas del bebé en el vientre del supuesto padre-madre. El filipino se hizo famoso. Su caso despertó el interés de la prensa y la ciencia mundial.

El fiasco no duró mucho tiempo. Dos meses antes del supuesto parto, el abogado de Carlo, Anastasio Rosos, aseguró que todo era mentira. Tras forzarlo a realizarse un examen ginecológico, se descubrió que el bebé nunca existió.


 

El bebé más negro

Muchos, pero muchos medios web informaron, en junio de 2015, el nacimiento de un bebé que apodaron como el más negro del mundo. El ser, bastante feo por lo demás, ni siquiera parecía humano. Y como suele suceder en nuestros tiempos, las redes sociales se dividieron entre los que creyeron que era una farsa y los que con serios argumentos defendían que era posible.

Lo único que se sabía, y que replicaban los medios, era que había nacido hace pocos días en Sudáfrica. La incertidumbre duró un par de días, porque se conocieron otras fotos que revelaron el misterio. Se trataba de un juguete de gorila que se vendía en una tienda comercial.


Autopsia al ovni

Fue el hito de la ufología en la década de los 90. Por fin, el mundo vería a un ser de otro planeta en una grabación. El video de un grupo de supuestos doctores realizándole una autopsia a un ser extraño, con ojos grandes y más dedos que un ser humano, se mostró en diferentes programas de televisión en el mundo.

La teoría era creíble: en julio de 1947 una nave, supuestamente extraterrestre, había caído en Roswell, EEUU. El hecho fue tan importante que dio origen a la ufología moderna. El alienígena de la autopsia habría sido encontrado en esa nave en un estado deplorable y lo habrían grabado mientras los doctores lo estudiaban.

El hombre que encontró el video y lo vendió a las cadenas internacionales de televisión fue Ray Santilli, cineasta. Los espacios televisivos en los que se exhibió el material en mayo de 1995, con análisis de expertos en videos y ufólogos, tuvieron récords de audiencias en más de 32 países.

Pero todo era mentira. Santilli confesó recién en 2006 que era una farsa. Su explicación fue digna de los anales del chanterismo mundial: El video, aseguró, era una recreación del original que poseía que estaba en mal estado.


 

Récord Guiness

Leontina Espinoza Espinoza mantuvo engañada a la prensa, al Registro Civil, al ministerio de Educación, a la Fundación Guinness y a don Francisco durante 11 años. Decía ser madre de nada más y nada menos que 58 hijos.
La noticia se conoció en La Tercera a mediados de 1980, y a las pocas semanas, Leontina fue invitada a Sábado Gigante, donde el dueño de casa la llenó de regalos. Ahí se hizo famosa.

La mentira continuó. En 1983 la Fundación Guinness decidió inscribirla en su libro como la mujer más fértil del planeta. Y eso no es todo: los 58 hijos, confesaba, los había concebido con el mismo hombre, su esposo.

En 1991, Guinnes la eliminó de sus registros por falta de pruebas y sospecha de fraude. La PDI se metió en la historia y la investigó. ¿Resultado? Leontina sólo había tenido 16 hijos. El resto eran sobrinos, nietos o adoptados. El subprefecto de la época declaró a los medios que “la motivación de la mujer era cobrar la subvención alimenticia de los supuestos hijos y otros beneficios que otorga el Estado”.


 

El origen del Chupacabras en Chile

En la zona rural de Calama, a principios del año 2000, un par de campesinos lloraba la muerte de sus animales. Algo los había atacado de manera fulminante. Nadie tenía una explicación convincente.

La prensa chilena, en abril del 2000, llegó a Calama siguiendo las primeras huellas de ese ser extraño que había aparecido en Puerto Rico en 1995 y que aparentemente habría cruzado varias fronteras. El SAG tomó muestras a tres chanchos muertos para analizarlos. La noticia nacional fue una: el Chupacabras había llegado a Chile.

Una de las teorías más expandidas fue relatada por habitantes del lugar y ufólogos que le dieron cierta seriedad: la mismísima NASA habría viajado al norte de Chile para capturar tres especies que fueron llevados en secreto a EEUU para ser sometidos a un exhaustivo estudio.

En Calama, donde partió todo, el Chupacabras salió caro: tuvieron que recurrir a créditos Corfo para recomponerse. Mientras tanto, no pareció tan importante el resultado del examen del SAG a los tres chanchos: nada raro, sólo intervención de manos humanas.